Renace ilusión de Auriazules

El Universal
16/04/201800:00:45

De la mano de Nicolás Castillo, los Pumas cortaron su malaria de ocho partidos al hilo sin ganar en la Liga. El atacante chileno se mandó con un soberbio hat- trick para que los suyos vencieran al Puebla (4-2) y se mantuvieran con vida en el torneo. A dos jornadas de terminar la fase regular, […]

De la mano de Nicolás Castillo, los Pumas cortaron su malaria de ocho partidos al hilo sin ganar en la Liga. El atacante chileno se mandó con un soberbio hat- trick para que los suyos vencieran al Puebla (4-2) y se mantuvieran con vida en el torneo. A dos jornadas de terminar la fase
regular, Universidad marcha con 20 puntos, uno menos que el octavo lugar.
En su andar todavía falta hacerle frente a Santos y Querétaro. Prohibido caer para los pupilos de David Patiño. Mientras que La Franja, del estratega Enrique Meza, prácticamente se alejó de la Fiesta Grande, al seguir en el limbo de la media tabla, con 17, y los duelos por delante con América y Lobos BUAP. Ayer en Ciudad Universitaria, la urgencia de los felinos ardía con una intensidad que resultó en el primer abandono por lesión, la de Kevin Escamilla; fue sustituido por Mauro Formica. Dinámicos en el ataque, pero distraídos en la defensa, los Pumas vieron el primer gol en contra, a los 38’, cortesía de Lucas Cavallini, quien sin dificultad se quitó la marca de Josecarlos Van Rankin y Alejandro Arribas, para después mandar a pasear el balón entre las piernas del guardameta Alfredo Saldívar. La localía apretó su ataque. Querían irse al descanso con menos preocupaciones. Fueron los chilenos que evitaron el derrumbe tras un servicio elevado de Marcelo Díaz que Nico anticipó dentro del área y así devolverle el favor a los poblanos, al puntear la esférica entre las piernas de Nicolás Vikonis, meta que por momentos se colgó medallas de héroe al rechazar el incómodo embate
auriazul. La furiosa reacción de los universitarios evocó una de las sociedades ofensivas que más prometió desde el arranque del Clausura 2018, la
de Nico y Matías Alustiza, éste último se reconcilió con el gol a los 54’, con un cabezazo que golpeó la base del poste y que rebotó para el 2-1; el argentino firmó su cuarto tanto del torneo. Pero La Franja no bajaría los brazos ante los del Pedregal, que sufrieron la expulsión del argentino Formica, a los 68’. La visita igualó 2-2 un par de minutos después, cortesía de Cavallini.
Pero Castillo apareció. El Killer andino salvó las aspiraciones de Universidad con dos anotaciones que sentenciaron, a los 79’ y 93’, y que le permitieron firmar su primer triplete en México, además de ponerse a cuatro tantos de distancia del líder de goleo individual Djaniny Tavarez (14).
Se acabó el ayuno de Pumas, mas no la presión por colarse a la Liguilla.