El placer de jugar para el finalista

El Universal
14/07/201800:00:47

“No hay mejor sentimiento que ser croata en este momento". Tan sólo con esas palabras, Ivan Rakitic dejo claro, en corto, sin más florituras, lo que hoy vive el equipo balcánico de cara a la final de la Copa del Mundo

Moscú, Rusia.—”No hay mejor sentimiento que ser croata en este momento”. Tan sólo con esas palabras, Ivan Rakitic dejo claro, en corto, sin más florituras, lo que hoy vive el equipo balcánico de cara a la final de la Copa del Mundo, ante Francia. “Pagaré cualquier precio por el éxito de mi país”, remató —contundente— y pudo terminar la conferencia, pero tenía más qué platicar.
No son favoritos y después de lo que han vivido en la competencia, tampoco les interesa serlo. De a poco han cumplido con parte del sueño que tiene todo futbolista.
“Sólo necesitas ver las imágenes en Croacia. Esa alegría que siente la gente desde el primer día, cuando salimos hacia Rusia, era increíble. No lo podemos describir con palabras, pero ellos merecen esto y no sólo es de los jugadores, el entrenador [Zlatko Dalic] o el staff del equipo, sino de los 4.5 millones de personas de nuestro país”, continúo.
Esta selección ha mostrado un fuerte compromiso. Se han desgastado paso a paso, sin que haya alguno que aflojara en el intento por un título que daría una incomparable alegría a una nación joven, que no tiene ni 30 años de existencia.
“Cuando te pones el uniforme de Croacia te conviertes en otra persona y no sólo en el futbol, en otros deportes. Es algo que tenemos los croatas y que va con nosotros”, añadió el mediocentro del Barcelona, quien —junto con Luka Modric— es el motor futbolístico de un equipo que ha mostrado grandes cualidades técnicas y un aguante físico de alto nivel. “Tengo este sentimiento de que habrá millones de personas apoyándonos en los rincones del mundo. Es fantástico”.
A Rakitic le recordaron la semifinal de Francia 1998, cuando Croacia perdió ante los galos y después quedó en la tercera posición de aquella Copa del Mundo.
Nada que lo saque de balance: “No creo que haya un jugador activo que estuviera en esa semifinal. Tenemos que dejar eso en el pasado. Ellos ganaron entonces.
Los felicitamos, pero este es otro juego. Han pasado muchos años y está en nosotros jugar de la manera correcta y llevar la copa a casa”. Esas son las claves para estos incansables balcánicos. El Universal