De último minuto, lo salva del ridículo

El Universal
22/09/201800:00:22

América supera al Puebla con un mal trabajo del juez Luis Enrique Santander, quien valida un tanto en fuera de juego

Puebla.— Pésimo ensayo del América antes de una semana crucial, porque le esperan los octavos de final en la Copa MX y el Clásico Nacional. Sin embargo, Bruno Valdez se encargó de salvar la noche y hacerla azulcrema, con un triunfo sobre La Franja (2-3). Valdez, duramente criticado en la semana por lesionar a Diego Lainez en un entrenamiento, por lo que aparentemente inició en la banca, resolvió el partido con un gol de último minuto, ante la adversidad de tener un compañero menos en la cancha. Los goles de Cecilio Domínguez y Oribe Peralta habían perdido sabor tras las respuestas del equipo local para igualar.

Con todo y su desastre, las Águilas siguen con su vuelo en los primeros lugares, con 20 unidades y fallas que tendrán que mejorar para encarar al FC Juárez y al Guadalajara, ambos en el Azteca. Mientras tanto, La Franja se queda con sentimientos de frustración por no rescatar unidades tras una envalentonada actuación. Marcha fuera de zona de clasificación, con 13 puntos. Una desatención del peruano Anderson Santamaría encaminó a la visita a dar el primer golpe, con gran ayuda del árbitro Luis Enrique Santander.

El central descuidó el esférico dentro del área (7’). Domínguez apareció rápidamente para quedarse con la redonda y el defensa lo jaló, aunque fuera del área. El silbante marcó un penalti inexistente. El guaraní, desde el manchón, cobró impecable hacia el lado izquierdo del portero Nicolás Vikonis, para hacer los honores al marcador (0-1) en un estadio Cuauhtémoc que no se llenó.

Ni por ser visitante el América. Las Águilas se hicieron de la posesión. Pero se volvieron endebles cerca de la recta final del primer tiempo, un vicio que el estratega Miguel Herrera no se cansa de recriminar jornada tras jornada. A los 42’, los Camoteros sorprendieron al conjunto azulcrema con la igualada parcial (1-1), luego de un centro de Alejandro Chumacero al área de los capitalinos, donde Lucas Cavallini le ganó el salto al central Víctor Aguilera, para rematar con la cabeza. Pero los de Coapa se negaron a irse tristes al descanso, y en dos minutos dieron vuelta a su error, por conducto de Peralta, quien apareció para empujar el balón tras una serie de rebotes (2-1). El Cepillo si – gue el romance con el gol al llegar a su quinta anotación del torneo, la 60 como americanista.

La sonrisa volvió al numeroso pueblo azulcrema y también los mesurados aplausos de Herrera para los suyos. Para la segunda mitad, Enrique Meza realizó magia, con ajustes que hicieron ver a los poblanos más acelerados. El Ojitos encontró intensidad al pasar a línea de cuatro defensas, con las sustituciones de Chumacero y del zaguero Ignacio Pallas. El recuerdo de su último choque, en el que el Puebla surtió al América por 3-1 (Clausura 2018), parecía revivir, porque Daniel Arreola lo empató con un remate de cabeza, frontal e imparable para el meta Agustín Marchesín. Tanto que hizo explotar de júbilo a la banca local, mientras que la del visitante se lamentó.

Las manos en el rostro del Piojo lo reflejaron. Pero las reacciones también distinguieron a la trinchera azulcrema, gracias a Valdez y una intervención en los minutos agregados, que salvaron al América del ridículo (2-3). Santander volvió a ser clave, al validar el tanto, pese a que Valdez estaba en fuera de juego. Triunfo que fortalece en lo anímico.