Frustran anhelo de Cristiano

El Universal
17/04/201900:00:44

La juventud del Ajax sepulta a la Juventus y avanza a las semifinales por primera vez desde 1997

Turín.— Cristiano Ronaldo meneó la cabeza mientras abandonaba la cancha. Los jugadores y cuerpo técnico del Ajax celebraban con un grupo de aficionados, varios minutos después del final. El joven, dinámico y temerario Ajax liquidó a otro de los favoritos en la Liga de Campeones, al imponerse a la Juventus (2-1, 3-2 global) de CR7y colarse a semifinales, algo que no conseguía desde 1997. En la ronda anterior, el conjunto holandés había destrozado las esperanzas del Real Madrid. Esta vez, hizo exactamente lo mismo con los sueños del astro lusitano.

“Es una noche inolvidable para el Ajax. Eliminamos a uno de los favoritos de la competencia”, dijo el técnico del equipo, Erik ten Hag. “Jugamos con confianza y paciencia. Con nuestra filosofía futbolística podemos superar las expectativas. Una vez más, hemos rebasado nuestros límites. Es muy difícil jugar contra nosotros y contra nuestra filosofía”. Sin temor en su visita a otro gigante de Europa, el club de Ámsterdam avanzó, tras dominar buena parte del encuentro de vuelta. Ni siquiera el gol de Cristiano en el primer tiempo crispó los nervios de los jóvenes del Ajax. Donny van de Beek igualó poco después y el capitán Matthijs de Ligt, de 19 años de edad, marcó el tanto de la victoria en el complemento.

En semifinales, los Hijos de los Dioses enfrentarán al Manchester City o al Tottenham. Desde 2010, Cristiano no quedaba marginado de las semifinales. Se había coronado en los últimos tres años con el Madrid. “Está decepcionado, todos lo estamos, pero no podemos permitir que esta situación nos arrastre”, señaló el técnico del club italiano, Massimiliano Allegri. La Juve contrató al portugués antes de esta campaña con la esperanza de terminar una espera de 23 años por un campeonato en el torneo continental. “Cristiano elevó nuestras opciones de ganar la Champions, pero el futbol no es igual que las matemáticas”, justificó Allegri.