Brizio, férreo supervisor

El Universal
18/04/201900:00:31

Desde su llegada a la Comisión de Árbitros se encarga de vigilar todo lo que se hace en el gremio

Año y medio lleva Arturo Brizio en la Comisión de Árbitros, tiempo en el que ha tenido que actuar como un auténtico vigilante para tratar de arreglar todo lo que ocurre alrededor de los silbantes, lo que también le ha costado críticas. Desde poner en orden a la Asociación de Árbitros (AMA), hasta echar a andar el VAR, con todo y sus buenas y malas acciones; pasando por la polémica de corte racista del árbitro Adalid Maganda hasta el conflicto de intereses entre Juan Joel Rangel y el Tijuana.

Todo eso ha tenido que enfrentar y vigilar el exsilbante, y más ahora de cara a la Liguilla del Clausura 2019. Brizio aclara lo que sucedió con Juan Joel Rangel, VAR quien trabaja en la Escuela Nacional de Árbitros (ENA), que está en el estadio Caliente de Tijuana. El presidente niega que haya existido conflicto de intereses, al estar de VAR en el juego contra América: “Sí, Juan Joel Rangel trabaja para la ENA, que es parte de la FMF. Da clases a los árbitros y cuando recibe un honorario se lo paga la ENA, la Federación Mexicana.

“El franquiciatario —en este caso Xolos—, no tiene compromisos con él. Alquilar un espacio en el estadio de Pachuca, por ejemplo, no vuelve a Pachuca tu patrón. Joel vive en Ensenada y siempre se ha conducido de excelente manera”. Cuando El UNIVERSAL Deportes denunció lo ocurrido: “Lo investigamos, cuando hay un caso así, debemos averiguar, preguntar ‘¿cuál es tu estado?’, no me vayan a salir con un recibo de honorarios o algo así. Hubo investigación; él seguirá siendo VAR”. Y el videoarbitraje sigue siendo tema, desde la polémica que genera, hasta la capacidad de los que manejan las repeticiones. Brizio les da un voto de confianza y hasta puso fecha para que todo funcione al 100 por ciento: dos años. “Hemos cumplido, pero no estamos satisfechos. En dos años el VAR será como el spray que utilizan los árbitros, será una rutina”.

Afirma: “Ha funcionado bastante bien. En el torneo se han revisado 53 jugadas en cancha y 37 de ellas han sido rectificaciones, si no hubiera VAR, 37 errores hubieran quedado impunes”. Los árbitros VAR, ¿tienen capacidad o jerarquía para esa misión?: “Es injusto decir que son malos. En el Mundial los grandes VAR no eran los grandes árbitros, eran asistentes o los que iban sólo a arbitrar un partido. En México tenemos a gente que arbitró a buen nivel o fueron muy buenos asistentes… Decir que porque fueron grandes árbitros van a ser grandes VAR, es algo absurdo”.

Lo primero que hizo Brizio como dirigente fue poner orden en la Asociación de Árbitros: “Por convicción. Había que poner las reglas claras, la primera fue: ‘quien no esté en óptimas condiciones físicas, no arbitra’. No estamos para solapar a la gente que no trabaja”. No se ha tentado el corazón, “mi amigo Francisco Chacón no pasaba, y bajó 16 kilos; hoy está en su mejor momento. [José Luis] Camargo se fue en una final. Nunca dejó de salir, era el mejor asistente. Paul [Delgadillo] se retiró por la edad y Roberto [García] sigue, pero con lesiones. Fue tema de encauzar, no de quitar liderazgo. La AMA le trajo muchos beneficios al arbitraje mexicano, pero en algún momento se comenzó a pervertir y ahí se tuvo que intervenir”.