Lo que dejaron los Juegos Panamericanos Lima 2019

Redaccion
12/08/201902:35:18

Los Panamericanos 2019 han llegado a su fin, la siguiente sede será en Chile

Se acabaron los Juegos Panamericanos, que para México fueron un oasis en el desierto.

Juegos donde a pesar de todo, de que siempre los menosprecia, Estados Unidos volvió a mandar, con un Brasil muy serio, México en sorprendente tercer lugar, Cuba decepcionante, Colombia preocupada porque pensaban que sería su renacer y Perú en un onceavo lugar que los deja felices, pero con la pregunta de “qué vamos a hacer con todo lo que se construyó, si no hay atletas para utilizarlo”.

La cara que dejó México fue elogiada, a pesar de los malos augurios: “Ustedes, los periodistas mexicanos son muy pesimista, decían que les iba a ir mal, y ganaban oro en todas partes”, menciona la prensa local, sorprendida de la cosecha de la delegación nacional.

No era para menos, Ana Gabriela Guevara, directora de Conade, presagió 19 oros, como mínimo, fruto de revisar los rankings y poner la, responsabilidad en quienes mejor colocados estaban. Dijo, además, que muy bueno serían 29…Con 37 fue la locura.

La ceremonia de clausura fue como la primera, llena de bailables y luces multicolores que sólo sirvieron para auto homenajear a los organizadores de pantalón largo, dejando a los atletas que se quedaron en Lima, a un lado, sentados en una cabecera.

Lleno de folclor, lleno de colorido, lleno imágenes que se quedan para el recuerdo pero también para el bolsillo del peruano. Según la prensa, el gobierno y la iniciativa privada gastaron en conjunto 4,200 millones de Soles, alrededor de 1,200 millones de dólares. Primero se gastaron 70 millones de dólares, por pedirle a los ingleses que les dijeras cómo hicieron los Juegos de Londres 2012. Lo más claro fue la VIDENA, Villa Deportiva Nacional, donde se realizaron diez actividades, costó 201 mdd. La Villa Panamericana, su construcción, valió 80 millones más, esto se le encargó a una constructora chilena, que además arregló algunos detalles en otras sedes. Quizá por eso el presidente de Chile, Sebastián Piñera, fue el invitado principal en la clausura.

Además de que los próximos juegos serán en Santiago.

El Complejo Deportivo Villa María del Triunfo, tuvo un costo de 67 millones de moneda estadounidense. Esto estuvo a cargo de españoles y uruguayos. La Villa Regional el Callao, donde se practicó el taekwondó, el box y la lucha, 45 más. Villa El Salvador, 30 más. Gasto más, gastos menos, otros 300 millones.

Y las ceremonias de apertura y clausura, 23 millones.

Todo eso para 17 días de actividades.

Se prevé que la ganancia no sea mucha, apenas 1,300 millones de dólares, pero además de eso se toma en cuenta la imagen que deja el país, el turismo que se atraerá. Además se generaron entre 2016 y 2019, alrededor de 500 mil empleos, que no se sabe si se mantendrán vigentes después de hoy.

Y con estos número, como siempre, los dirigentes, como Neven Ilic, presidente de Panam Sports, no tuvo ningún problema en decir: “Estos son los mejores juegos de la historia”.

La próxima cita será en Santiago de Chile, en el 2023. Ya tienen la bandera de Panam Sports, sólo falta la flama que por cierto se extinguió a las 20:42.