Discriminan a jugador de futbol americano por sus rastas y el entrenador lo defiende

Redaccion
09/10/201904:01:49

El joven safety fue apoyado también por sus compañeros de equipo y la comunidad universitaria

Jugadores, entrenadores y la comunidad en general de la Universidad de Penn State se solidarizaron con el safety del equipo universitario de futbol americano Jonathan Sutherland, después de haber recibido una carta con tintes discriminatorios, pidiéndole que se quitara su apariencia con largas rastas

“Al ver el juego de Idaho en la televisión, no pudimos evitar notar su … bueno, horrible cabello”, se lee en la carta firmada por Dave Petersen, quien se describió como un orgulloso exalumno de Penn State. “¡Seguramente debe haber espejos en el vestuario! ¿No tienes padres o novia que te hayan dicho que esas rastas hasta los hombros parecen desagradables y ciertamente no son atractivas?”.

Este día, el entrenador en jefe de Nittany Lions, James Franklin, pronunció una apasionada reprimenda de la carta y defendió a Sutherland, un joven safety de primer año.

“El fútbol que conozco y amo une a las personas y abarca las diferencias: negro, blanco, marrón, católico, judío o musulmán, rico o pobre, rural o urbano, republicano o demócrata. Pelo largo, pelo corto, sin pelo, “estamos todos juntos en el vestuario “, dijo Franklin. “Los equipos de todo el país son la forma más pura de humanidad que tenemos. No juzgamos, aceptamos las diferencias. Vivimos. Aprendemos. Crecemos. Nos apoyamos y defendemos mutuamente. Somos una familia”.

Jonathan Sutherland es uno de los jugadores más respetados. Es el mejor ejemplo de lo que se trata nuestro programa. Es un capitán y un estudiante de honor de Dean List. Tiene confianza. Es inteligente. Es considerado. Es cariñoso y está comprometido. Tiene dos de los padres más solidarios y sería una bendición que mis hijas se casaran con alguien como él con su carácter e integridad algún día “.

Mientras tanto, Sutherland agradeció el apoyo de todos y aseguró que su peinado es parte de su identidad. “Llevo diez años peinándome así. Siento que se ha convertido en parte de mi identidad en este momento. Cuando era niño, mi madre me trenzó el cabello un día y simplemente lo dejé así”, acotó.