Enloquecen tabasqueños en el Esperanza Iris con Chico Che Chico

Lorena del C Hernandez
20/10/201800:00:48

Tiene estampa, juventud fresca y sencilla; tabasqueños reviven la ilusión de tener un nuevo ídolo en el hijo del “Hombre del Overol” a 29 años de su muerte

El 29 de marzo de 1989, cuando falleció Francisco José Hernández Mandujano, Chico Che para todos, cerró un estilo de música tropical única, que nos permitía estar con un ídolo a nivel nacional, cuando Rigo Tovar no logró opacar al hombre del overol, en el sureste.
Anoche 19 de octubre de 2018, el Teatro Esperanza Iris, vio renacer una ilusión tener un ídolo del pueblo, estamos “hambrientos” de músicos, y Chico Che Chico, tiene estampa, juventud fresca y sencilla, se deja querer es algo tímido, pero se avienta a su pueblo, lo dijo, ¡dejé a lo último, la gira por todo el país, a mi tierra Villahermosa… nunca me esperé esto. ¡Gracias Tabasco!.
“Vine a realizar un homenaje a mi padre Chico Che, y veo con satisfacción y orgullo que lo logré”, dijo emocionado.
La gente, en su mayoría de edad madura, aunque sí hizo acto de presencia la juventud, como les decía, los maduros, los más maduros y los de la tercera edad, con bastón, silla de rueda y acompañados con sus familias acudieron y, a las 20:00 horas adentro sentados ya no había lugar.
Afuera llovía y todavía mil personas en la cola, se mantuvieron hasta las 21:40, y se les aviso de parte de Chico Che Chico, que les daría la segunda función a quienes esperaron.
Pero, les comentó, a las 20 horas con 11 minutos se presentó entre telones Chico Che, imponiendo su figura y entonando “Que culpa tiene la estaca..!!!, Quién pompó, Uy que miedo!, Los Nenes con los Nenes!, las nenas con las nenas!, ¡Macorina!, ¡Dónde te agarró el temblor y… en el Esperanza Iris todos bailando. ¡El Pato!, Dios que ritmo tienen los de la tercera edad, me enloquecen, son apasionados para llevar la música con candencia, santísimo seremos pecadores!.
Chico Che Chico ya concluía y presentó a dos grandes que acompañaron a su padre Eugenio Flores y Silvano Zetina, y José El Musaraña. Que trío de lujo lo acompañaron.
El teatro Esperanza Iris, que ha visto en su interior lo excelso del bello canto, de la música de cámara, de bailarinas de primer mundo, se vio insuficiente ante la exigencia de los fans del recuerdo y de la ilusión, un nuevo ídolo de Tabasco, Chico Che Chico.