Ejido Úrsulo Galván, a 2 años de convertirse en la primera reserva de mangles certificada

Alberto de la O
11/01/201900:00:55

Los 52 labriegos llevan casi medio millón de pesos invertidos con la empresa estadounidense Climate Action Reserve (CAR)

Luego de 23 años de esfuerzo, sacrificio, inversión, trabajo arduo y continuo el ejido Úrsulo Galván, en la ranchería Reforma segunda sección de este municipio de la región de La Chontalpa, está a dos años de convertirse en la primera reserva de mangles certificada para la captación de carbono azul en América Latina.
El sueño anhelado de los 52 ejidatarios está en manos de la empresa estadounidense Climate Action Reserve (CAR, por sus siglas en inglés); aseguró el presidente del Comisariado Ejidal, Benito Selván García, quien dijo hace casi dos años la empresa del vecino país del norte realiza los trabajos de certificación de las 2 mil 914 hectáreas que conforman la reserva ecológica de manglares.
“Desde su creación por decreto presidencial en el año 1975 el ejido ha sobrevivido con muchos esfuerzos. En sus inicios aproximadamente 300 hectáreas eran propicias para la cría y engorda de ganado, pero la entrada de agua salada a la zona y un incendio subterráneo en la misma acabó con la única posibilidad de ingreso”,
recuerda el campesino.
De esa fecha hasta estos días el ejido recibió en 2016 el Premio Estatal de Ecología “José Narciso Rovirosa”, en la categoría de Conservación y Aprovechamiento Sustentable de los Recursos Naturales. “Un pequeño cuadro en cristal y un diploma es a lo más que ha llegado el reconocimiento del Gobierno Estatal por tan extenuante labor que los ejidatarios hacen día y noche en la zona de mangles”, detalla el líder de los labriegos.
“En México no existe empresa o institución que realicen estos trabajos, por eso recurrimos a Estados Unidos; pero ha sido un largo caminar y tocar puertas de los gobiernos Federal, Estatal y hasta Municipal, las cuales nunca se han abierto para beneficio de este proyecto de conservación, protección, reforestación restauración, cuidado y tratamiento de manglares”, explica el también licenciado en Ciencias Políticas y Administración Pública.

LLEVAN INVERTIDOS
CASI 500 MIL PESOS
Selván García explica que desde hace dos años que se dio inicio al trámite de certificación el ejido lleva invertido casi medio millón de pesos, pero se estima el monto supere los 700 mil al momento de concluir el proceso. A partir de ese momento la agrupación de campesinos podrá empezar a obtener certificados de carbono azul, cuyos precios en la Bolsa Internacional de Valores por cada bono oscila entre los 10 y 12 dólares.
“Para poder lograr el objetivo de los miembros del ejido Úrsulo Galván la empresa en California exige cumplir una estricta e inflexible metodología de pronósticos: contiene las reglas de elegibilidad, métodos de cuantificación, requisitos de documentación y de confirmación que aseguran la consistencia, rigor de contabilidad de la reducción de gases de efecto invernadero para un proyecto de mitigación específicas”, explica el ejidatario.

PEDIRÁN QUE INCLUYAN
A JALPA EN PROGRAMAS
Jalpa de Méndez, por no pertenecer a las zonas costeras del Estado, tiene la limitante para acceder a programas de conservación natural y del medio ambiente, agrega el entrevistado. “Estamos solicitando al Gobierno Federal nos incluya dentro del programa ‘Sembrando Vida’. Hasta ahora los promotores de este beneficio nos han negado la inclusión. Los manglares son generadores de oxígeno, filtran las aguas, son barreras de vientos y huracanes, capturan el dióxido de carbono y son refugio de aves, peces, mamíferos, alevines, crustáceos y muchas especies más”, expone.