Apadrina fundación “Filantrópica” a 3 escuelas de Jalpa

Alex
18/07/201905:00:02

En presencia de los egresados, padres de familias y autoridades educativas agradecieron la presencia del presidente de la fundación “Filantrópica, A.C.”, y de los obsequios que le fue otorgado a los alumnos graduados, el cual les servirá para continuar con sus estudios en su nueva etapa de vida.

Tras destacar por su labor humanitaria la fundación “Filantrópica, A.C.”, que preside Francisco Javier Hernández Zacarías, apadrinó las generaciones salientes de las escuelas: telesecundaria “Sebastián Sandoval Valenzuela”, en la ranchería Santuario segunda sección; telesecundaria “Francisco J. Santamaria”, ubicada en la ranchería Gregorio Méndez; y la primaria rural federal “Profesor Marco Antonio Filigrana Diaz”, del ejido Ayapa.
El padrino de generación en su intervención dijo a los egresados: “Me siento muy orgulloso de ser padrino de generación; maestros, estoy muy contento porque ustedes no saben lo que hacen en nuestras vidas, ustedes son la base de lo que las personas queremos ser en la vida. Muchísimas gracias por educar a estos jóvenes que más adelante van a ser grandes ciudadanos en esta sociedad”, señaló.
“Nosotros dirigimos la fundación ‘Filantrópica, A.C.’; la filantropía es dar sin recibir. Mi reconocimiento también para los padres de familia por su esfuerzo económico y moral que han hecho por sus hijos; ustedes jóvenes nunca olviden recibir sus consejos, sean profesionistas u hombres con posgrados. Jóvenes que sacaron excelentes calificaciones, muchos éxitos, pero no todo es eso en la vida, que tengas un grado intelecto alto no te garantiza el éxito; el éxito es de los hombres tenaces, de los que nunca claudican y renuncian a sus sueños; sueñen para que puedan volar muy alto”, remarcó Hernández Zacarías en su discurso.
En presencia de los egresados, padres de familias y autoridades educativas agradecieron la presencia del presidente de la fundación “Filantrópica, A.C.”, y de los obsequios que le fue otorgado a los alumnos graduados, el cual les servirá para continuar con sus estudios en su nueva etapa de vida.
“El verdadero éxito no es el dinero, porque por mi profesión he tenido la oportunidad de conocer a personas con una gran chequera abultada, pero están en la cárcel por no cuidar las formas; o personas con un alto grado de inminencia, doctorados, pero tienen matrimonios y familias destruidas. El verdadero éxito es cuando ustedes le pidan a Dios cuál es el don y talento que Dios les ha dado y lo ponen al servicio de los demás”, concluyó Hernández Zacarías.