Venados a la deriva en ingenio de Tenosique

El Universal
24/02/202000:30:28

Azsueremex cerró en el 2008, pero en el lugar quedaron decenas de ejemplares a los que un hombre alimenta; los vecinos dicen que se los roban y pide ayuda a la Profepa

Desde hace tres años, don Martín García, por un pago de mil 400 pesos, alimenta a poco más de 120 venados axis y cola blanca -especie en peligro de extinción-, que permanecen casi en el abandono en las viejas instalaciones del ingenio azucarero Azsueremex, ubicadas en el municipio fronterizo de Tenosique, que cerró actividades a mediados de 2018.
La historia de estos venados, especie que es nativa de la India, se remonta a 2008, cuando se comenzaron a criar en un terreno de más de media hectárea. En ese año la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) hizo una inspección y logró el decomiso de nueve ejemplares cola blanca y 15 axis, debido a que los dueños no pudieron comprobar su legal procedencia; sin embargo, con el paso del tiempo fue aumentando el número de animales, pero al cerrar esta empresa quedaron a la deriva.
Don Martín, quien fue contratado para su cuidado, relató a EL UNIVERSAL que todas las mañanas, los siete días de la semana acude a darle pastura, alimento de engorda o silo, incluso hasta cariño les tomó al grado de que tiene a sus preferidos. “Yo solamente vengo y les tiro zacate y cuando están ahí conmigo, las que se dejan acariciar las acaricio y les pongo su nombre; ahí las llamo por su nombre, algunas me obedecen y otras no. Yo les he puesto las cuatro ninfas”, señaló.
“De ahí de la comida me voy a tirarle su alimento, pero cuando no hay alimento le tiramos silo y, luego, a lavarle las pilas, llenárselas de agua y ahí termina mi jornada. En la tarde vengo a tirar más pastura”, contó justo frente al portón del terreno que está cerrado con dos candados.
Dice que lleva realizando la misma rutina casi tres años, desde que fue contratado, aunque se negó a decir los nombres de quiénes son sus jefes, sólo señaló que los dueños del ingenio le pagan cada semana y por eso lo hace con gusto. “Yo no sé la verdad, dicen que es del ingenio, pero le engañaría, la verdad. Yo me siento contento con ellos, porque es mi trabajo que tengo aquí diario y no fallo, aquí estoy constantemente. Ya estoy acostumbrado, vengo en la mañana y en la tarde”, refirió.

Semiabandono
Estos venados axis sólo comen pastura y alimento, desde hace muchos años no han sido vitaminados y tampoco les han dado algún otro medicamento para tenerlos sanos. “Les doy pastura y alimento de engorda de ganado, también silo, que es el desecho que sale del maíz, elote y caña, lo preparan y lo traen aquí. Durante el tiempo que estoy aquí no los hemos vitaminado, lo que les hemos dado es sal nada más, pero una vitamina o desparasitante no”, aseguró.
Este ingenio azucarero que está en completo abandono se encuentra sobre la carretera a La Palma, en el kilómetro dos, en la colonia José María Pino Suárez, perteneciente al municipio de Tenosique.
En este lugar se llegaron a procesar en sus mejores épocas hasta 29 mil toneladas de caña de azúcar y se le daba trabajo a 350 ciudadanos, pero debido a la mala administración cayó en crisis y por una deuda millonaria cerró actividades hace dos años, incluso sus instalaciones fueron embargadas el pasado 14 de enero, debido a un litigio de los extrabajadores, quienes demandan sus pagos. Sólo es vigilado por dos elementos de la policía municipal, quienes se turnan para evitar que personas extrañas ingresen al terreno.
Juan Manuel Méndez, un taxista del municipio, contó que estos venados eran bien alimentados cuando funcionaba el ingenio, ya que les daban alimentos de manera constante y que incluso eran muchos más, pero ahora están en el abandono, por lo que espera que las autoridades intervengan para llevarlos a un sitio donde puedan estar mejor.
“Pero ahorita están en el abandono estos animalitos, ahora nada más en la mañana se les da, y de ahí ya no se les vuelve a ver que vengan a verlos, prácticamente están en el olvido. Aquí la gente viene y trae alimentos y les tiran, pero ya no se ve nada de los dueños del ingenio, están sufriendo bastante”, indicó el taxista.
Don Juan afirmó que a veces habitantes de la zona llevan alimentos y lo lanzan por arriba del cerco de alambre que rodea todo el terreno. “Los animales están muy abandonados ya, urge que las autoridades hagan algo porque no es justo tenerlos ahí, hay que tenerlos en otro lado donde realmente se preocupen por ellos, porque eran más, estaba lleno, era un criadero de venado aquí, y ahora son menos, se han ido acabando, a los más grandes los van sacando. Esa es la realidad”, dijo.

Profepa investiga
De acuerdo con la información obtenida por EL UNIVERSAL luego de varias denuncias en redes sociales sobre las condiciones en las que se encuentran los venados, la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) inició una investigación, incluso personal de la dependencia acudió los días 5 y 6 de febrero pasados en busca de los dueños, pero sólo encontraron a don Martín, quien es el que los alimenta.
Se espera que en los próximos días el dueño de esta empresa pueda recibir a las autoridades y se determine el futuro de los 120 venados cola blanca y axis.