Nueva consejera en la Judicatura

Daniel
06/08/202000:40:05

Pleno del Tribunal Superior de Justicia determina nombramiento de la consejera quien fue la primera jueza de oralidad mercantil en Tabasco

El pleno de magistrados del Tribunal Superior de Justicia (TSJ) designó como consejera de la Judicatura a la maestra Lilí del Rosario Hernández Hernández, quien se comprometió a aportar su experiencia de casi tres décadas en la administración de justicia para mejorar el servicio que presta la institución a la sociedad tabasqueña.
Luego de la sesión del pleno efectuada vía streaming, el secretario de Acuerdos de la institución, Jesús Cecilio Hernández Vázquez, le tomó la protesta de ley y subrayó el compromiso del magistrado presidente Enrique Priego Oropeza con la eficiencia en la labor jurisdiccional.
A la funcionaria judicial la exhortó a demostrar su valía profesional con resultados que enriquezcan el quehacer del órgano administrativo, de capacitación y disciplina del Poder Judicial.
El nombramiento significa una gran responsabilidad que la compromete a dar resultados en beneficio de la ciudadanía, afirmó Lilí del Rosario Hernández poco después de la sencilla ceremonia realizada en el salón de plenos Eduardo Alday Hernández, en la que agradeció la distinción que le hacen los magistrados del tribunal tabasqueño.
Con 27 años al servicio de la institución, Hernández Hernández señalo que entre los compromisos que asume se encuentra contribuir al cumplimiento de los objetivos del plan de trabajo del magistrado presidente Enrique Priego Oropeza, algunos de los cuales son la optimización de acciones de capacitación, mejorar la actividad jurisdiccional, así como garantizar calidad en la atención a los justiciables.
Recordó que para que esto ocurra el propio titular del Poder Judicial ha señalado que debe existir una excelente atención al interior de la institución. “Si tenemos buenas capacitaciones y armonía en nuestras áreas laborales, evidentemente lo vamos a proyectar al exterior”, mencionó.
La master en mediación agregó que la institución enfrenta un enorme reto ante la emergencia sanitaria originada por el virus SARS-CoV-2 y es necesario adaptarse a la nueva normalidad en la que debemos cuidar al usuario de servicios y al personal. Para tal efecto se trabaja en la implementación de programas de firmas y notificaciones electrónicas y consulta de expedientes a distancia, para evitar que los abogados se trasladen a las instalaciones, se eviten aglomeraciones en juzgados y el desplazamiento de actuarios y notificadores.
Por ello, resaltó la importancia de que se impulse el uso exhaustivo de la tecnología, y el Poder Judicial se modernice para que, como se está haciendo en materia penal, se ejecuten acciones de digitalización en otras materias, y por ejemplo, los asuntos civiles se desahoguen en audiencias por videoconferencias.
La ex jueza civil, especializada en oralidad mercantil, explicó que se están haciendo las adaptaciones pertinentes para tramitar el mayor número de asuntos que la ley permita y desarrollar las audiencias vía remota cuando las partes den su consentimiento para tal efecto.