Disfrutan espectáculo circense en Plaza de Armas

Daniela Mayo
17/10/201701:00:42

Como parte de las actividades del XI Festival Cultural Ceiba 2017, chicos y grandes disfrutaron en Plaza de Armas el espectáculo de Circumbia, que estuvo a cargo del grupo “Del Nabo Teatro Desenfadado”, quienes presentaron un circo lleno de estrambóticos personajes como un león malabarista, un burrito contorsionista, un zorrillo domador y un conejo trompetista. […]

Como parte de las actividades del XI Festival Cultural Ceiba 2017, chicos y grandes disfrutaron en Plaza de Armas el espectáculo de Circumbia, que estuvo a cargo del grupo “Del Nabo Teatro Desenfadado”, quienes presentaron un circo lleno de estrambóticos personajes como un león malabarista, un burrito contorsionista, un zorrillo domador y un conejo trompetista. Christian Hernández, líder del grupo, comentó que esta presentación “nació a partir de La Carreta Loca, por las inquietudes de los integrantes de hacer un show en el que interviniera en la escena con actos circenses, música en vivo. Sobre todo rescata estos personajes que están prácticamente en desuso en el circo actual, como son los animales y caracterizaciones muy populares”.
Asimismo dijo estar muy contento de participar en el Festival Ceiba 2017 con su banda y presentar su programa callejero en el que intervienen utilizando técnicas actorales, un poco de clown y de comedia antipersonal, con el objetivo de hacer feliz a la gente.
El mismo domingo, en el auditorio “Carmen Vázquez de Mora” de la Casa de Artes “José Gorostiza”, la agrupación “Marionetas de la Esquina” presentó el espectáculo ¿Qué es?, divertimento escénico que a través del juego mostró a marionetas como pollos y gallinas, entre otros personajes surrealistas, inspirados en juguetes de los bebés, en el color y las formas. Amaranta Leyva, autora de la obra, comentó que cada sketch está basado en estudios con bebés del laboratorio de ciencias cognitivas del Harvard. Para ello la escritora y actriz trabajó con varios investigadores de esa universidad.
En la Sala de Arte “Antonio Ocampo Ramírez”, como parte del Ciclo de Cine de la Cineteca Nacional, el público disfrutó de una colección de ocho cortometrajes franceses, mientras que en el Centro Cinematográfico del Sureste se proyectó la película La vida es bella.