Impuesto amenaza al teatro

El Universal
09/06/201910:31:38

El ISEP fue creado para que espectáculos extranjeros, como circos, caravanas de artistas, carreras de autos dejaran una ganancia para la ciudad.

CIUDAD DE MÉXICO, junio 9 (EL UNIVERSAL).- Siempre se ha dicho que hacer teatro en México es complicado, pero a principios de mayo se ganó una pequeña batalla con la exención del pago del Impuesto Sobre Espectáculos Públicos (ISEP) a los espacios independientes y del Sistema de Teatros de la Ciudad de México, pero no es suficiente para hacer del teatro una industria en el país, coinciden productores de teatro.
“Está padre que le quiten (el impuesto) a los teatros de 100 butacas y los que no son lucrativos porque son asociaciones civiles (A. C.), pero los que más generación de empleos tenemos somos los teatros de más butacas; si nos regresan el ISEP haría insostenible seguir produciendo teatro”, expresó Rebeca Moreno, productora de obras como “12 princesas en pugna” y “Los mosqueteros del rey”, y operadora del Teatro Xola.
Moreno explicó que este impuesto se estableció hace décadas (en los años 40 ya aparece en la Ley de Hacienda del Departamento del Distrito Federal) para evitar que circos y espectáculos extranjeros que llegaban a México se fueran sin retribuir algo de lo ganado al gobierno local. También señaló que este tributo sólo existe en México porque en países como Argentina y Colombia el teatro está exento de cualquier impuesto, por eso la producción teatral ha ido en aumento en estos países.
“Todas las grandes capitales de teatro tienen el incentivo de no tasar al teatro, porque es un tipo de empresa muy frágil, a nosotros nos afecta todo, desde que haya un temblor hasta una pelea de box importante y el teatro es la voz del pueblo”.
El ISEP es un impuesto que se obtiene de retener 8% de la taquilla neta de un recinto; no sólo abarca el teatro, también espectáculos como la Fórmula 1, corridas de toros, carreras de caballos, conciertos, conferencias, etcétera, lo que hace, dicen los productores, poco equitativo el porcentaje de dinero que hay que pagar.
“El resto de los negocios pagan impuestos o su ISR (Impuesto Sobre la Renta) sobre sus utilidades, pero este arancel se cobra de la taquilla antes de que siquiera veas si perdiste o ganaste dinero, evidentemente es algo que se tiene que revisar y regular de otra forma”, comentó Luly Garza, productora independiente y exdirectora del Foro Shakespeare.
Luly señaló que hay un subsidio que otorgó el ahora presidente Andrés Manuel López Obrador, cuando fue jefe de Gobierno del Distrito Federal (2000-2005), a los productores de teatro que pertenecen a la Sociedad Mexicana de Productores de Teatro (Teatromex) y a los otros productores que hicieran su trámite para que les condonaran este impuesto, que a veces no era en su totalidad, pero pagaban una cantidad menor.
Este trato se respetó durante 19 años por los distintos jefes de gobierno que llegaron, pero con el actual aún no saben si se ratificará. Para tratar de sortear este problema, la comunidad teatral concentrada en Teatromex, el Colegio de Productores y Recio (Red de Espacios Culturales Independientes Organizados) han realizado una serie de reuniones para establecer una estrategia.
Rebeca Moreno aseguró que funcionarios como José Alfonso Suárez del Real, secretario de Cultura de la Ciudad de México, y Carlos Mackinlay, secretario de Turismo, han tenido buena disposición en escucharlos, ahora sólo necesitan llegar a Claudia Sheinbaum, jefa de Gobierno.
Señaló que también es un problema que el ISEP está tasado en diferentes porcentajes en los estados.
La actriz y productora de “El testamento de María”, Luly Garza, comentó que varios teatreros están trabajando en el borrador para la Ley Federal de Artes Escénicas, junto al diputado Sergio Mayer, que incluirá una reglamentación nacional sobre impuestos al teatro.
Las razones del dinero
Origen. El ISEP fue creado para que espectáculos extranjeros, como circos, caravanas de artistas, carreras de autos dejaran una ganancia para la ciudad.
Subsidio. Con el gobierno de AMLO en la Ciudad de México los teatreros consiguieron que se les condonara ese impuesto para las producciones mexicanas.
Trámite. Desde el año 2000, cada que entra un gobierno a la ciudad, los teatreros negocian para que se ratifique el subsidio. Con Sheinbaum no lo han logrado.
Obligación. Cada que se ratifica el acuerdo, los teatreros se comprometen a realizar un trámite para solicitar el subsidio y quede constancia de ello.
Monto. El ISEP es de 8% sobre la taquilla bruta. La ley especifica que ese impuesto no debe generar aumento de precio ni puede ser señalado en el boleto.
Propuesta. Los teatreros proponen la creación de la Ley General de Artes Escénicas en la que se incluirá reglamentación nacional sobre impuestos al teatro.