Cerveza que se toma “caliente”

El Universal
07/05/201917:11:49

La próxima vez que estés pensando en disfrutar una cerveza helada, antes de abrirla puedes considerar dejarla unos 10 o 15 minutos a temperatura ambiente, solo así podrás experimentar por ti mismo la diferencia de sabores y olores.

CIUDAD DE MÉXICO, mayo 7 (EL UNIVERSAL).- A pesar de lo que muchos piensan, tomar una cerveza bien helada no es la temperatura correcta para disfrutarla.
Ni “muerta” ni caliente. Una cerveza que está a -4°C, como en una que permanece a temperatura ambiente (sobre todo en esta primavera), será más complicado percibir sus aromas de raíz o se verán opacados por el alcohol.
Hay muchos mitos relacionados con la temperatura en la que debe permanecer una cerveza, aquí te decimos qué pasa cuando almacenas y bebes una cerveza caliente.
El primer punto es aclarar que no hay ninguna cerveza que se sirva realmente “caliente”, más bien hablamos de cervezas que se sirven a temperatura ambiente.
Existen lugares donde beber cerveza al tiempo es lo normal, como en Alemania, donde se sirve a “temperatura de bodega”, hablamos de 10-15°C aproximadamente.
Antes de que existiera el proceso de refrigeración, la cerveza se vertía directamente del barril a la barra, así que no tenía opciones de temperatura. Esta tradición quedó arraigada en muchos países europeos, justo por eso la cerveza “caliente” a temperatura ambiente es lo normal.
Es una realidad que el sabor y olor de una cerveza cambia si se sirve a una temperatura entre 4 y 15°C, tu bebida puede desbloquear una mayor variedad de sabores y olores.
A esta temperatura la cerveza libera muchos componentes aromáticos que a su vez le dan más carácter y sabor.
No es una regla que todas las cervezas se vean beneficiadas con este cambio de temperatura; sin embargo, lo que sí aplica en general, es que cuanto mayor sea el contenido alcohólico de una cerveza, menos fría se debe servir.
Si quieres ayuda para elegir la cerveza perfecta para probar esta forma de tomar cerveza, checa el etiquetado, ahí te indicarán la temperatura de servicio según su contenido alcohólico y podrás elegir una donde no exista tanta variación.
Por si las dudas, aquí te dejamos una guía rápida para hacer la misma elección:
Temperatura de servicio: de 4 a 6 grados de alcohol, sirve a 3°C
Temperatura de servicio: 7 grados de alcohol o más, sirve a 12-14°C
Así que la próxima vez que estés pensando en disfrutar una cerveza helada, antes de abrirla puedes considerar dejarla unos 10 o 15 minutos a temperatura ambiente, solo así podrás experimentar por ti mismo la diferencia de sabores y olores.