Estas son las razones por las que no puedes dejar tu relación tóxica

Agencias
14/02/202018:12:51

Una relación tóxica se describe como un fenómeno en el que uno de los dos, en la relación, pasa mayor cantidad de momentos sufriendo que los que disfruta con su pareja

Aunque pareciera que el amor y la violencia llegan a ser extremos altamente opuestos, según especialistas resultan ser polos que se atraen por sí solos, ya que por lo general, a quienes más se ama, son a los que reciben algún tipo de violencia, sin la necesidad de llegar a agredir verbalmente o hasta los golpes.

Jaime Requenes Luévano, maestro en programación neurolingüística y coach profesional, resalta la brecha tan cercana entre ambos fenómenos, los cuales están presentes en toda relación social en la historia de la humanidad.  “La violencia y el amor pareciera ante la vista una polaridad o de lo más apuesto, sin embargo la física señala que toda polaridad tiende a atraerse. Los actos violentos que provocan mayores heridas, generalmente se dan entre personas que más se quieren”, compartió el también director del Instituto Imagine. ¿Por qué herimos? “No te enamoras de tu pareja, sino de lo que pasa en ti en esa relación. Te enamoras de las cualidades de esa persona, así como de las debilidades y carencias del otro”.

Requenes comparte que el acto de violentar está en la naturaleza humana en determinado grado para herir o tocar cicatrices a los demás, en tanto, apunta que el ser humano es capaz de detectar pensamientos violentos para canalizarlos y evitar así, dañar a los seres que más se aprecian.  “Es claro que todos podemos generar la paz trabajando en nuestros propios pensamientos violentos contra los que más amamos. Hay que reconocer que la violencia es parte de la condición pensante del humano, no solo por supervivencia sino con el afán de dañar al otro”. Ante esto, recalca que las acciones violentas entre las parejas resultan de una diferencia de personalidades, gustos o costumbres, aunadas a momentos pasados que dejaron posibles heridas que buscan sanar con la ayuda de un amor.

En cambio, en la relación padres a hijos, se les reprime, prohíbe y se les educa con disciplina, aplicando una dosis de violencia a fin de que sea una persona de provecho para la sociedad. Relaciones tóxicas Una relación tóxica es un término que ha tomado relevancia debido a la influencia de las redes sociales, donde se describe como un fenómeno en el que uno de los dos en relación pasa mayor cantidad de momentos sufriendo que los que disfruta con su pareja, principalmente por celos, invasión de privacidad y chantajes.

Al respecto, la psicoterapeuta y neurolingüística, Anabel Villegas Morales, asegura que es una fenómeno de resulta de un proceso cultural donde predomina la codependencia, así como de la normalización de la violencia en el entorno matrimonial.  “Tiene que ver con un componente cultural en el que aprendemos a romantizar una relación cuando no necesariamente hay situación de amor. Más que amor hay una codependencia, por eso es complicado zafarse de este tipo de relaciones”, afirmó Anabel Villegas.

“Las parejas tóxicas existen porque las atrae la polaridad de cada una, con situaciones como ‘No puedo estar contigo, pero no puedo estar sin ti.’ ‘Te odio pero te quiero’. En el fondo solo se busca reconocimiento y amor”, completó Requenes. Ambos especialistas coinciden en que se llega a justificar la violencia hasta normalizarse, al igual que el control hacia el otro y la agresión, debido a que hay influencia por los prototipos que la sociedad ordena a cumplir, tal como la unión de pareja o el matrimonio.

Entre las alternativas para sobrellevar una estabilidad emocional en las parejas es aceptar las aptitudes y virtudes de la pareja, pero sobre todo tener el suficiente autoestima para llegar a decirle “puedo ser muy feliz contigo, pero también sin ti”. ¿Cómo tener una relación sana? Anabel Villegas señala que para tener una relación sana es importante poner atención en la autoestima propio desde antes de iniciar un noviazgo o matrimonio, ya que mientras más esté dañada la autoestima de una persona, es mayor la vulnerabilidad a aceptar la violencia, además tienden a conseguir parejas con problemas similares.  Mientras más esté dañada la autoestima de una persona, es mayor la vulnerabilidad a aceptar la violencia.

“El autoestima importa mucho para encontrar a la pareja ideal. Cuando tú sientes y sabes que vales la pena y además te aprecias, vas a buscar a alguien que tenga los mismos objetivos que tú. Incluso, el mismo nivel de vibración pues lo que energéticamente traemos consigo es lo que voy a atraer. Si me siento poca cosa tendré una persona con ese perfil, por ejemplo”.

Para dejarlo más claro, con una analogía la especialista en terapia familiar explica la situación que pueden a llegar a estar mucha gente, ante esa ‘necesidad’ de cumplir los estereotipos que siguen anclados en la actualidad. “No aceptamos a vivir con la soledad. Cuando vas al supermercado y tienes hambre, tomas todo lo que se te pone enfrente, cuando ya tienes una necesidad, agarras cualquier chatarra, en las relaciones amorosas pasa algo similar”, comparte.  Encontrarle significado a la relación, puede ser una manera de mitigar los principales problemas de pareja, todo bajo sesiones de terapia familiar o de pareja con algún especialista.

Al respecto, Jaime Requenes resaltó que la mayoría de la violencia hacia los demás proviene de heridas que no han sanado, por lo que la pareja llega a confrontarse con esas heridas que tal vez no han superado, para a través de ellas se intenten sanar.  Cualquier caso de violencia en noviazgo hay que ver un terapeuta porque se puede vivir una situación depresiva.

Con información de Milenio