Mitos y realidades de la vacuna contra la influenza, según Harvard

El Universal
12/11/202014:15:25

Toma nota, pues el periodo de vacunación contra la influenza estacional inició en octubre y termina en marzo

La influenza es una infección viral respiratoria cuyos principales síntomas fiebre y escalofríos, dolor de garganta, dolores musculares, fatiga, tos, dolor de cabeza y secreción o congestión nasal. Algunas personas presentan vómito y diarrea.

La vacuna contra la influenza puede prevenir la gripe, una enfermedad contagiosa que puede agravarse en sistemas inmunológicos débiles hasta llevar a la neumonía, la bronquitis, las infecciones de los senos paranasales y de los oídos.

El periodo de vacunación contra la influenza estacional inicia en octubre y termina en marzo. Los Departamentos de Salud llaman a la población a vacunarse, especialmente a niños mayores de 6 meses, adultos de 60 años o más, y personas con VIH/SIDA, diabetes, asma o enfermedades del corazón.

Hay muchos mitos alrededor de la vacuna contra la influenza, pero la Universidad de Harvard y la Biblioteca de Medicina de Estados Unidos desmienten algunos de ellos. Toma nota.

Mito 1:  “La vacuna te desatará una fuerte gripe”

Harvard sostiene que esta afirmación es falsa. “No puede causar gripe porque no contiene virus vivos. Algunas personas tienen dolores musculares o fiebre leve uno o dos días después, pero no es gripe y desaparecen rápidamente”.

Mito 2: “La vacuna causa dolor”

Esto es cierto, pero el dolor puede durar pocos segundos o hasta un par de días. Los expertos piden reflexionar que es mejor sentir el brazo adolorido un par de días a tener dos semanas de fiebre, dolores musculares severos, tos fuerte, fatiga, vómito o diarrea.

  • Lee: ¿Cuáles son las diferencias entre el Covid-19 y la influenza?

Mito 3: “La vacuna no siempre es efectiva”

Esto es cierto, con matices. Las personas que se vacunaron pueden enfermar después, pero sus síntomas serán leves y hay menos probabilidad de que evolucione a una neumonía.

Mito 4: “No puede aplicarse al mismo tiempo que otras”

La Biblioteca de Medicina de Estados Unidos explica que la vacuna contra la influenza puede aplicarse al mismo tiempo que otras vacunas y que la protección tarda aproximadamente 2 semanas en desarrollarse después de la vacunación.

Para la temporada de influenza 2020-2021, el Comité Asesor sobre Prácticas de Inmunización (ACIP) recomienda que todas las personas de 6 meses en adelante se vacunen anualmente contra la influenza con cualquier vacuna contra la influenza aprobada acorde a su edad y estado de salud, tales como la vacuna contra la influenza inactivada (IIV), la vacuna contra la influenza recombinante (RIV) o la vacuna contra la influenza en atomizador nasal con virus vivos atenuados (LAIV 4), sin preferencia expresa por ninguna.

“Hay muchas opciones de vacunas entre las que elegir, pero lo más importante es que todas las personas a partir de los 6 meses en adelante se vacunen contra la influenza todos los años. Si tiene preguntas sobre qué vacuna es mejor para usted, consulte con su médico u otro profesional de la salud”, señalan.