GINA: tengo las manos limpias

Salvador Fernandez
13/03/201800:00:47

La abanderada del PRI advierte que el principal reto de los candidatos es evitar una campaña de descalificaciones, “ni de guerra sucia ni de lodo”, para que la sociedad valore la política de altura.

“Ni coja ni manca” para el debate y con las manos limpias para llegar a gobernar.
Convencida que ninguno de sus contendientes al gobierno aceptará debatir tema por tema, Georgina Trujillo Zentella, candidata del PRI a la gubernatura, se pronunció a favor de hacer “flexible” los dos debates autorizados por el Instituto Electoral y de Participación Ciudadana de Tabasco (IEPCT), a fin de comparar propuestas reales.
Advierte que el principal reto de los candidatos al gobierno es la de no caer en una campaña de descalificaciones, “ni de guerra sucia ni de lodo”, para que la sociedad valore la política de altura.
La abanderada del tricolor hace un espacio en este periodo de reflexión para dialogar con Diario de Tabasco El Universal, donde se refiere al posible relevo de Gustavo de la Torre Zurita, de la mecánica del debate y de sus seis temas torales para Tabasco.

Georgina Trujillo Zentella, primera alcaldesa en el municipio de Centro, primera candidata del PRI, ¿qué sigue?
Pues yo espero que sea la primera mujer gobernadora de Tabasco, como fui abriendo brecha también siendo la primera mujer en representar a Tabasco en el Senado de la República. Evidentemente que la experiencia que yo obtuve en la Presidencia Municipal de Centro nos debe permitir tener una plataforma de lanzamiento; la gente ya me conoce cómo trabajé en el Ayuntamiento, hace muchos años de eso y algunas gentes ya ni se acuerdan, pero yo puedo decir que fui una buena presidenta municipal, entregué buenas cuentas en el municipio.
Cuando a la gente le recuerdas lo que hicimos en aquella administración municipal, efectivamente reconocen que se trabajó bien, que las calles estaban en perfecto estado; que cuando se presentaba un bache no dejábamos que creciera, inmediatamente se atendía; cuando se fundía una luminaria, inmediatamente procedíamos a reemplazarla; los parques estaban en su mejor momento, y no sólo los parques, los camellones, los arriates, el camellón al aeropuerto simple y sencillamente tenía palmeras, ya no hay ni una y ni prenden las luces…

Es el tiempo del empoderamiento de la mujer, mujeres preparadas. ¿Le apuesta al bono femenino?
Yo creo que evidentemente debo buscar la solidaridad de mis compañeras las mujeres para que podamos sacar una buena votación. Yo quiero ser la gobernadora de todos los tabasqueños, de tal suerte que mi propuesta es una propuesta que lo mismo incluye a las mujeres como a los hombres; obviamente por ser yo mujer y por conocer la problemática que enfrentan las mujeres, pues tendremos mucho más sensibilidad para que haya políticas públicas que atiendan esa problemática, como es la violencia contra la mujer, entre otros temas más.
Del PRI de hace cinco años al del 2018, ¿cómo lo encuentra?
Efectivamente el partido en el poder siempre es un instrumento mucho más poderoso, el partido en la oposición tiene más problemas para poderse consolidar, pero sí siento que hubo abandono, que hubo falta de atención a los militantes y se quejan de eso; se quejan de que nadie los visitaba, de que nadie los tomaba en cuenta, de que nadie los incluía. Ahorita estamos empezando a hacerlo, obviamente nos falta todavía convocar a miles de priistas que no hemos podido contactar a lo largo de la precampaña, ni tampoco en este periodo de intercampaña, pero ahí está el priismo, el voto duro ahí está, es cuestión de volverlo a organizar, volverlo a afinar y echarlo a andar, la maquinaria del partido ahí está, lo que pasa es que una pieza estaba por allá, otra pieza por acá, hay que juntar las piezas para que el motor vuelva a andar.

¿Le apuesta al voto duro del PRI?
Yo le apuesto a la inteligencia de los tabasqueños para poder comparar la trayectoria individual de los candidatos y las candidatas; yo creo que hay un voto duro que votará por su partido, eso es algo real, los priistas votarán por el PRI; los panistas, a ver si no se confunden, creo que votarán por el candidato del Frente y así los morenistas votarán por Morena. Pero hay un enorme segmento de la población que no milita en un partido político y a ese segmento de la población es al que yo le quiero llegar, es al que yo quiero convencer de que ese voto sea un voto inteligente, un voto razonado y que compare la oferta que hay de candidatos y candidatas y pueda optar por quien considere tenga el mejor perfil, la mejor hoja curricular y la mejor experiencia y características personales para poder enfrentar el reto. Tabasco está atravesando una etapa muy difícil, una etapa que requiere experiencia, que requiere una visión de lo que necesita el Estado y creo que no podemos improvisar; Tabasco necesita volverse a enrrutar porque estamos fuera de ruta en algunas zonas importantes y hay que recuperar esa grandeza que tenemos en Tabasco. Yo digo que tenemos que dar una vuelta en “U”, tenemos que volver a ir hacia adelante.

¿Es la candidata del PRI la de mayor trayectoria?
Pues ahí está mi hoja curricular, no soy yo la que lo digo, es mi historia de vida. Cuando mi papá llegó al gobierno yo tenía 8 años…

¿Quedó ahí la formación de mano dura? En el buen sentido, ¿con carácter?
Eso no me lo dio que mi papá fuera gobernador, eso me lo dio los valores y los principios que me inculcaron desde que nací: mi padre y mi madre; eso no pasa por la quinta, eso se adquirió desde la cuna.
Este Estado requiere un gobernador o una gobernadora con mano firme, con carácter.
Yo creo que se necesita poner orden en la casa, ciertamente.

¿Como en el PRI? Aceptar la renuncia de un aliado con Gustavo de la Torre, ¿qué mensaje es para los priistas?
Yo no se la voy aceptar, se la va a aceptar el CEN o no se la aceptará el CEN. Es un tema del partido, no es un tema de la candidata. Es un tema que tendrá que procesar él y medirlo. Ciertamente un proceso de postulación de candidatos desgasta mucho, porque por supuesto dejas heridos en el camino. Normar un criterio para postular 38 cargos que fueron 21 distritos y 17 presidencias municipales, se inscribieron más de 250 personas; pues ahí hay casi 200 que no quedaron conformes, siempre desgasta, siempre. Entonces si ustedes revisan la historia del partido, casi siempre quien está al frente del partido cuando hay elección de gobernador y de presidentes municipales y diputados locales, no es el que inicia el proceso de postulación de candidatos; lo dice la historia del partido, pero es un tema que él tendrá que decidir si quiere seguir al frente del partido, tendrá todo mi respaldo, todo; pero si no quiere seguir al frente del partido porque siente que ya está desgastado, porque siente que la tarea que él iba a hacer ya la sacó y ya a otra cosa mariposa, por supuesto que también tiene mi respaldo, es mi amigo ante todo, no es mi empleado, es mi amigo.

¿Sí va el PRI con los mejores candidatos a la contienda del primero de julio?
Yo creo que tenemos buenos candidatos, no puedo decir que tengamos a los mejores en todos los espacios porque a lo mejor pudimos haber dejado de lado a alguien que no percibimos en este momento. Pudo haber alguna falta de visión para atraer a alguien para algún espacio. Sin embargo, yo creo que son buenos candidatos, pero sobre todo son candidatos que están comprometidos con su espacio geográfico, con su distrito, con su municipio y eso es lo importante, son gente que tiene deseos verdaderamente importantes de aportarle al Estado y eso es para mi gusto, más importante que ser un buen candidato.

Los que se fueron por no ser candidatos, ¿qué tanto afectará al PRI?
Yo no desacredito ni minimizo la salida de cuadros del partido, es decir ¡por supuesto que pega! Algunos impactan más desde la perspectiva mediática que desde la perspectiva electoral.

¿Más el nombre que el hombre?
Exacto, algunos impactan mediáticamente, otros sí pegan en lo electoral porque esos sí tienen una fuerza real, porque esos tienen un liderazgo real que evidentemente sí hace que muchos lo sigan. Pero pensar que todos los simpatizantes de un precandidato al no ser candidato se van con él, eso no sucede, eso no pasa así. Porque muchos son antes que nada priistas, entonces a lo mejor a regañadientes, porque no salió su candidato, porque siguen en el PRI y se alinean. Quienes se van con los candidatos generalmente son el círculo cercano, los que realmente dependen del candidato porque han vivido del candidato toda su vida, porque le pagan un sueldito; esos son los que se van con el patrón porque ahí está su sustento y uno que otro militante que no depende económicamente del precandidato, pero no se va el grueso, el voto duro del partido no se va así. Y la prueba está en la popularidad de Jesús Alí; yo recuerdo las encuestas, yo soy una gente que normalmente tengo información precisa y oportuna; y bueno todas las encuestas que yo tenía antes de la renuncia de Jesús Alí lo tenían arriba en las encuestas. Él me sacaba a mí entre tres, cuatro o cinco puntos; volvía a bajar a dos, me subía a seis, así nos fuimos todo el año antepasado, pero en el momento en que él se va (del PRI) y al hacer la medición al siguiente mes, él pasa de 26 que tenía cuando era aspirante en el PRI a 5 como aspirante independiente.

¿La militancia se quedó con Gina Trujillo?
Se queda con el PRI; hoy efectivamente, gracias a que soy la candidata pues con Gina Trujillo, pero se quedaron en el PRI, no se fueron con Jesús (Alí).

Y con ese apoyo llama a recuperar la grandeza de Tabasco. ¿Nos podía ampliar un poco?
Yo estoy convencida que Tabasco tiene en su sector agropecuario, en el sector primario de la economía un enorme potencial que hemos desaprovechado en los últimos años; podríamos ser nuevamente una potencia en la exportación de plátano, podríamos ser nuevamente una potencia en la exportación de cacao y no hemos puntualizado el tema, no hemos tenido el cuidado de incidir de una manera mucho más precisa en sectores de la economía que durante décadas fueron el sustento del Estado que le dio a Tabasco un posicionamiento no únicamente en el ámbito nacional, sino a nivel internacional. Tabasco era reconocido como el productor numero uno de plátano, de esa manera, que era plátano Valery, que además se llamaba plátano Tabasco; digo, estamos tan mal que hasta el nombre del plátano ya perdimos, porque ya se llama plátano Chiapas, el mismo, el Valery que era el que Tabasco dio a conocer en el mundo, pues ya se llama plátano Chiapas.

¿Se abre esa recuperación de grandeza a otros campos?
Es el sector agropecuario por supuesto que hay que recuperarlo, pero Tabasco tiene también una enorme veta de oportunidades en el sector energético, el gas, el petróleo. Lo podemos usar para seguirlo extrayendo, como se ha hecho en toda la historia del sector petrolero en el Estado, sino también para generar la industria del sector energético.

Recuperar también el Estado de Derecho, la moral social, ¿es parte del llamado a recuperar esa grandeza?
Claro, así es, Tabasco era ejemplo no solamente en términos de producción agropecuaria que tenemos condiciones para volverlo a hacer, sino también ejemplo de un pueblo trabajador, de un pueblo organizado, de un pueblo que se sobreponía a sus problemas, y tenemos que retomar esos valores de la sociedad.
Yo recuerdo que cuando mi papá y señores adultos que les tocó vivir en aquellas épocas, nos platicaban cómo se preparaban las familias tabasqueñas para la época de las crecientes de las inundaciones, tenían sus tapancos, subían sus cosas; ahorita tal parece que ya no tenemos la cultura del agua, ya hemos perdido sus valores de prevenirnos, de organizarnos, de enfrentar las adversidades de manera distinta. Ahorita creo que tenemos que recomponer eso porque parte del problema de la inseguridad, por supuesto es un tema que tiene que ver con problemas que hay en otras regiones del país, pero también el delito común tiene que ver con la pérdida de valores de la sociedad.

De los debates que ha convocado, ¿ha obtenido respuesta?
Por supuesto que no y honestamente no soy optimista, no creo que tengan muchas ganas de debatir conmigo.

¿Le tienen miedo?
No sé si me tengan miedo o les dé flojera pensar; pero yo veo difícil que quieran debatir conmigo.

¿Es un reconocimiento a su trayectoria o a su experiencia en esos temas?
Pues yo creo que saben que yo estoy haciendo propuestas, que estoy o que hice propuestas en la precampaña y que soy una gente que toda mi vida he hecho propuestas; entonces por ese lado no estoy ni coja ni manca…

30 por ciento de abstencionismo se espera, según las estimaciones. ¿Qué hará Gina para recuperar la confianza del ciudadano en el PRI?
Yo creo que a mí me avala mi trayectoria, me parece que la gente evalúa también a las personas. Tengo las manos limpias y calidad moral para exigir honestidad; por eso yo insisto en que yo no soy más de lo mismo, porque lo puedo decir, yo no soy más de esas políticas que se aprovechan de la gente; yo no soy una más de esas políticas que engañan; yo no soy más de lo mismo porque lo puedo decir y llamo a que la gente me evalúe, que revisen mi trayectoria, que revisen quién ha sido Georgina Trujillo. Si tú “Gogleas” a Georgina Trujillo no te vas a encontrar escándalos de corrupción. Y vamos a proponer cosas, pero vamos a proponer cosas sensatas, vamos a proponer cosas que sean realizables, que le sirvan al Estado; no vamos a proponer cosas que le sirvan a la elección.

Entonces, ¿quiere ser una buena gobernadora o una buena candidata?
Quiero ser la mejor gobernadora que haya tenido Tabasco; no una buena gobernadora, sino la mejor. Yo no aspiro a que me hagan una escultura, yo aspiro a que la gente reconozca que se hizo un buen trabajo para volver a poner a Tabasco en la senda de la prosperidad.

¿Propuestas serias contra populistas?
Algunas de ellas se observan francamente populistas y yo aspiro a que la gente pueda, justamente, hacer ese comparativo para saber que Tabasco quiere un Tabasco donde se regale el dinero para captar adeptos o un Tabasco donde se inviertan los recursos para el desarrollo y la prosperidad. Yo aspiro a que ésta sea una campaña de propuestas, que le permitamos a los ciudadanos comparar, que no sea una campaña de descalificaciones ni de guerra sucia, ni de lodo, que aprendamos a hacer política de altura.

¿Cómo le gustaría el debate?
A mí me gustaría que haya un debate, que sea lo suficientemente flexible para que no sea un monólogo, para que podamos realmente debatir; desafortunadamente el formato que tradicionalmente se usa para esos debates son eso, son monólogos. Ya plantee seis debates, plantee uno sobre seguridad, otro en materia de empleo, otro en materia de educación, otro de salud, otro en agua y medio ambiente, y otro en transparencia y combate a la corrupción.

Usted dijo que no se lo van aceptar. ¿Sería entonces presentarlos en los dos debates autorizados?
Yo espero que el IEPCT efectivamente fije una agenda que nos permita no meter todos los temas en un mismo debate, porque poco vamos a poder hablar de cada uno de ellos, sino que efectivamente los segmente y debatamos sobre unos temas en un debate y otros temas en otros, porque no creo que acepten los seis debates.

En el ámbito nacional ya hay propuestas para cambiar el formato del debate, ¿estaría a favor de ello?
Pues ojalá y antes que se defina el formato efectivamente pudiera haber por parte de la autoridad electoral local la posibilidad de entender que en la medida que podamos flexibilizar los formatos en esa medida, pues el debate se hace mucho más rico, ¿no? Porque si se hace rígido en una intervención de a cada uno por separado, sino que realmente se puedan debatir las propuestas, pues en esa medida enriquecemos el ejercicio, entonces sí, que el formato sea flexible porque todavía no se ha aprobado el formato.