Nia Imani Franklin, Miss América 2018

Agencias
11/09/201800:00:56

La primera mujer en ganar la corona de Miss América sin tener que ponerse un traje de baño dijo estar agradecida de no tener que hacerlo

Nia Imani Franklin, quien ganó el título el domingo en Atlantic City tras competir como Miss Nueva York, dijo que los cambios en el certamen de belleza de 98 años son una modernización bienvenida.
Al reunirse con reporteros poco después de ganar la corona, Franklin dijo que está agradecida de que no hubo competencia en traje de baño porque eso le permitió comer un poquito más.
“Creo que esos cambios serán geniales para nuestra organización”, dijo. “He visto a tantas jóvenes acercándose a mí personalmente como Miss Nueva York para preguntar cómo se pueden involucrar porque creo que se sienten más empoderadas al no tener que caminar en traje de baño para ganar una beca”.
“Y me alegra que no tuve que hacerlo para ganar este título esta noche porque soy más que sólo eso”, dijo Franklin. “Y todas esas mujeres en el escenario son más que sólo eso”.
Su triunfo el domingo continuó una serie de éxitos que ha tenido el estado de Nueva York en los últimos años. Mallory Hagan, Nina Davuluri y Kira Kazantsev ganaron el título de 2013 a 2015 como representantes estatales.
Franklin, quien estudió una maestría en composición y canta ópera, ha dicho que la meta para su reinado es “abogar por las artes”. Interpretó un fragmento de la ópera La Boheme el domingo por la noche.
Escribió su primera canción cuando tenía cinco años la cual decía: “Amor, amor, amor, amor, es lo único que me importa hey, hey, hey, hey, hey”. Un reportero de The Associated Press le pidió que la cantara en su conferencia de prensa tras la victoria y el público chascó los dedos a su ritmo.
Franklin ganó una beca de 50 mil dólares junto con su corona, en el primer concurso de Miss América en realizarse sin competencia de traje de baño.
Durante su entrevista en el escenario la reina de belleza de raza negra dijo que en su época de estudiante le tocó ser una de las pocas que pertenecían a minorías étnicas, pero usó su amor por la música y las artes para crecer y lograr socializar.