Prepara su regreso a la pantalla en cine y TV

El Universal
22/10/201800:00:16

El actor revela que es mitad mexicano y mitad americano

El poder latino gana cada vez más influencia en diversos ámbitos internacionales, como en el caso del actor Aarón Díaz, quien se ha convertido en el primer mexicano en representar, por segunda ocasión la marca Perry Ellis para promocionar la fragancia varonil Pure Blue.
“Como mexicano me siento orgulloso de poder representar una marca internacional como ésta y ver que puedo crear una relación a largo plazo porque me identifico totalmente con el producto, es una fragancia que va conmigo y la mejor forma en que puedo describirla es que es para el hombre cool”.
Díaz comentó que casi nadie sabe pero él es mitad mexicano y mitad americano.
“Tengo esa sangre por parte de mi mamá, quien se siente muy mexicana; también me siento orgulloso de serlo”.
El actor de 36 años se dice feliz con el momento que vive actualmente junto a su esposa, la cantante y actriz argentina Lola Ponce, y sus dos hijas Erin y Regina, pues considera que es su mejor faceta.
“Desde que tengo a mi familia soy otra persona, le recomiendo a todos los hombres del mundo que busquen a una buena mujer y hagan una familia.”
Comentó, además que por ahora no planean buscar un hijo y se asume como el “consentido de la casa entre las tres mujeres”.
Sobre sus proyectos profesionales, lo último que hizo Díaz para México fue la telenovela Teresa en 2010 e incursionó en las pantallas estadounidenses con la serie Quantico en 2015.
Ahora, está a la espera del estreno de la película No manches Frida 2, en donde dará vida a Mario y compartirá créditos con Omar Chaparro y Martha Higareda. El filme llegará a las pantallas mexicanas a inicios del próximo año.
Díaz también participa en Amor en cursivas.
“Tengo 16 años de carrera y siento que empecé ayer… pero pronto haré un proyecto en español para Telemundo”, agregó.
Lo que ya se sabe es que el actor regresa a las telenovelas de la mano, en efecto, de la cadena Telemundo, en el remake del melodrama Yo soy Betty, la fea, de 1999.
Aunque no confirmó qué personaje interpretará, debido a que firmó un contrato de confidencialidad, el artista, de 36 años, aseguró que está feliz por regresar a una etapa muy querida: la actuación.
“Estoy feliz porque llevo un rato buscando un proyecto para mí, lo último que hice en español fue hace tres años; después de eso no encontraba lo que realmente quería hacer, hasta que me encontré este proyecto”, afirmó.
Una de las razones por las que aceptó esta propuesta, dijo, fue para complacer a su audiencia hispana.
“Me llama la atención poder hacer algo nuevamente en español porque ahorita mis fans están viendo repeticiones y ya quieren ver algo nuevo”, expresó.