‘No hay engaños, no hay sorpresas’

El Universal
10/01/201900:00:52

Juntos como el equipo que son, Mariana Garza y Pablo Perroni hicieron frente a la tempestad y confirmaron su separación como pareja después de 12 años de matrimonio

Juntos como el equipo que son, Mariana Garza y Pablo Perroni hicieron frente a la tempestad y confirmaron su separación como pareja después de 12 años de matrimonio, pero no así como padres, amigos y socios que aseguraron seguirán siendo.
“Seguimos siendo amigos y estamos en proceso de divorcio. El amor se transformó, ser amigos después de todo lo que hemos sido es una trasformación, su sangre ha corrido por mis venas, con él he compartido miles de cosas, tenemos una hija, unos espacios hermosos, por eso y por muchas cosas que nos unen vamos a continuar haciendo lo que sabemos hacer como mancuerna”, explicó Mariana Garza.
La pareja decidió aclarar su situación ante los medios de comunicación, debido a que esta semana una revista de espectáculos publicó una nota donde aseguraban que ellos se habían separado y la causa había sido una infidelidad por parte de Perroni.
“No hay engaños, no hay sorpresas, no hay descubrimientos en ningún celular, no se descubrió ninguna de las cosas que la nota publicó y esta es la verdad… Nuestra relación ha cambiado. Pablo y yo nos tenemos amor, respeto, aceptación, admiración, estamos orgullosos de formar una mancuerna capaz de concretar y construir sueños personales… Decidimos ya no ser pareja y si alguien tiene una pareja adelante, pero nuestra decisión es no estar juntos”, expresó ella.
Pablo señaló que la decisión de separarse la tomaron el año pasado, pero debido a la gira de Mariana con Timbiriche, la carga de trabajo que él tenía en el teatro y la participación de María en “Los miserables”, no les permitió encontrar el tiempo adecuado para hablar con su hija, pero gracias a que llevan una buena relación pudieron esperar y pedir ayuda para hacerlo de su conocimiento de la mejor manera, algo que ya sucedió, “porque lo más importante para nosotros es María y siempre lo será”.