Cover de Guns N’ Roses, nuevo himno contra Trump

El Universal
22/05/202013:10:47

La versión de "Live and let die" de los Guns N' Roses ha cobrado relevancia, mientras que la banda vende mercancía con la leyenda “Live and let die with Covid-45", en referencia al 45° presidente de EU

La canción “Live and let die” (Vive y deja morir), original del músico británico Paul McCartney, pero en la versión de la agrupación estadounidense Guns N´ Roses, de 1991, ha cobrado nueva relevancia, ahora como una bandera de protesta en contra del presidente Donald Trump, ante su respuesta a la emergencia sanitaria generada por el Covid-19.

Fue el 5 de mayo pasado cuando el mandatario norteamericano visitó una fabrica de mascarillas médicas en la ciuadad de Phoenix, Arizona, que el tema comenzó a sonar en los altavoces de la misma, acto que se desconoce si fue una coincidencia o algo planeado y que rápidamente, gracias a un video en redes sociales, tuvo efecto viral.

El video fue compartido por el columnista de “The Washington Post”, Zach Purser Brown, quien cubría la visita del mandatario a dichas instalaciones, quien refirió el incidente como un desatino por parte de la empresa.

“El presidente Trump está en una fábrica de máscaras, no usa una máscara”, escribió en una primera publicación al lado de una fotografía del político, sin embargo, más tarde respondió con el video en el que incluyó la leyenda: “También están, de manera algo inapropiada, lanzando ‘Live and let die’ sobre el sistema de sonido de fábrica”.

En lo que la agrupación sí ha participado es en la elaboración de mercancía que incluye la leyenda “Live and let die with Covid-45” (Vive y deja morir con COVID-45), en una referencia explícita a Donald Trump, quien es el cuadragésimo quinto presidente de Estados Unidos.

Las ganancias por la venta de dicha mercancía, serán destinadas en su totalidad a MusicCares, una fundación de músicos, sin motivos de lucro, que apoya a pagar tratamientos médicos a personas con necesidad, de acuerdo con información de su sitio web.

Luego de lo ocurrido en la fábrica de mascarillas médicas, el tema ha incrementado sus reproducciones, y en pocos días ha rebasado los 85 millones de streams en la principal plataforma de música, Spotify.

Por su parte, Donald Trump continúa con sus apariciones públicas en las que nunca ha utilizado cubrebocas y en las que no repara en acercarse y tocar a las personas.