“Lavado”. La herencia que le dejó Chávez a Maduro

El Universal
17/05/201911:21:58

La revelación emergió de un informe elaborado por la Universidad Nacional de Defensa, del Pentágono, y por los investigadores estadounidenses Douglas Farah y Caitlin Yates, de IBI Consultants, de Washington, tras cinco años de indagatoria en 11 países.

SAN JOSÉ, Costa Rica., mayo 17 (EL UNIVERSAL).- Hugo Chávez heredó a Nicolás Maduro una red criminal global de lavado de dinero que comenzó a ensamblar en 1999 y que —con nexos de Estados Unidos, Cuba, Venezuela, Nicaragua y El Salvador a Rusia, Hong Kong y paraísos financieros mundiales— movilizó y mezcló un mínimo de 10 mil millones de dólares ganados con narcotráfico y minería ilegal, con las operaciones de una empresa estatal que fue nervio y motor de la economía venezolana antes de sufrir una debacle productiva: PDVSA.
La revelación emergió de un informe elaborado por la Universidad Nacional de Defensa, del Pentágono, y por los investigadores estadounidenses Douglas Farah y Caitlin Yates, de IBI Consultants, de Washington, tras cinco años de indagatoria en 11 países. Farah aclaró a EL UNIVERSAL que el informe “no representa” la posición oficial del Pentágono ni del gobierno de EU. Una copia del documento, difundido en abril de 2019, está en poder de este diario.
Titulado La Última Resistencia de Maduro: La supervivencia de Venezuela mediante la empresa criminal conjunta bolivariana, el reporte descubrió los multimillonarios negocios conducidos desde Petróleos de Venezuela (PDVSA) a partir de que Chávez asumió el poder en febrero de 1999 y desplegó una cadena de negocios de blanqueo de capitales.
La investigación halló un entramado de ventas falsificadas de petróleo, compras sistemáticas de activos, minería ilegal, proyectos falsos de infraestructura y transferencias interbancarias. Entre las compañías presuntamente involucradas están las subsidiarias o sucursales petroleras de PDVSA en El Salvador: Petróleos Alba, y en Nicaragua: Albanisa, como parte del conglomerado empresarial para América Latina y el Caribe creado en torno a la petrolera venezolana, como accionista mayoritaria.
La firma salvadoreña y sus empresas anexas “prestaron a ocho compañías panameñas bajo su control al menos mil 100 millones de dólares entre 2007 y 2017. Esas compañías en su momento movieron el dinero a paraísos fiscales en el Caribe y Europa, incluyendo las Islas Vírgenes Británicas, las Islas Caimán, Belice, Suiza y Rusia. Finalmente, declararon que la mayor parte de la deuda era incobrable”, reveló.
El trabajo identificó 181 individuos y 176 empresas de al menos 26 países. “La suma financiera de estos hechos criminales no se conoce con exactitud, pero una investigación reciente realizada por un consorcio de periodistas latinoamericanos encontró que Venezuela desvió 28 mil millones de dólares de PDVSA. Nosotros hemos localizado por lo menos 10 mil millones de dólares en fondos vinculados a Venezuela que se mueven entre 2007 y 2018”, puntualizó.
Al morir Chávez en 2013, Maduro “dio una calurosa bienvenida a la herencia de este régimen criminal”, aseguró. Por el desplome del precio petrolero, Maduro se dedicó “cada vez más a actividades más diversas como el tráfico de cocaína” y producción ilícita de oro, denunció. Ninguno de los partidos oficialistas izquierdistas aludidos, como el Frente Sandinista de Liberación Nacional, en Nicaragua, y el Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional, en El Salvador, reaccionaron a las revelaciones.