Dos muertos en un tiroteo cerca de una sinagoga en Alemania

Agencias
09/10/201909:42:51

Varios atacantes abrieron fuego y lanzaron una granada contra el cementerio judío, dándose a la fuga. La policía anuncia que uno de ellos ha sido ya detenido.

Dos personas han muerto en la ciudad alemana de Halle (en el estado oriental de Sajonia-Anhalt), en un tiroteo junto a una sinagoga. Los autores se dieron a la fuga tras disparar y arrojar una granada al cementerio judío. La policía ha anunciado que uno de ellos ya se encuentra detenido, pero insiste en que la población se mantenga encerrada en sus viviendas. “Se está trabajando con mucha presión. Informaremos cuando haya nuevos detalles”, ha asegurado la policía en un comunicado.

La Fiscalía General ha asumido la investigación del tiroteo en Halle, lo que significa que la investigación contempla el acto de terrorismo. Tras el tiroteo mortal en Halle, en las ciudades de Leipzig y Dresden se ha reforzado la presencia policial en las sinagogas y cementerios judíos.

Además de esas dos víctimas mortales, un hombre y una mujer, en el tiroteo se han producido al menos dos heridos, según el Hospital Universitario de Halle. Ambos fueron trasladados con heridas de bala y deberán ser intervenidos. El portavoz del centro hospitalario, Jens Müller, declaró que ante la situación poco clara en la que se encuentra la ciudad, se ha reforzado el personal de urgencias y liberados tres quirófanos.

Es la primera ocasión en la que se hace referencia a heridos en el tiroteo, que ha sido calificado por el primer ministro del Land de “indigno y cobarde”. “No sólo ha roto a personas de nuestro centro, es una ataque a una vida pacifica en común en nuestro país”. dijo Reiner Haseloff.

El ataque se produjo exactamente en la Humboldtstrasse, según informa la televisión pública regional. En las cercanías hay un templo judío, pero aún se desconoce si hay relación directa entre la sinagoga y el ataque, y si éste es por tanto un acto antisemita. En declaraciones a la revista ‘Spiegel’, la comunidad judía ha asegurado que la sinagoga era el objetivo del ataque.

Tras lo ocurrido en Halle, el primer ministro de Sajonia-Anhalt, Reiner Haseloff, ha interrumpido la ronda de contactos que mantenía en Bruselas con sus homólogos de otras regiones carbonífera. También ha regresado de urgencia a Magdeburg, el ministro de Interior, Holger Stahlnecht, que se encontraba de vacaciones.

Precisamente, hoy se celebra el Yom Kippur, la fiesta más sagrada del judaísmo, el día del perdón y del arrepentimiento.

A medida que van transcendiendo las circunstancias en las que se produjo el ataque, cobra fuerza la hipótesis de que la sinagoga era el objetivo de los atacantes y su intención provocar una auténtica masacre. Dado la festividad judía, el templo estaba lleno, según el presidente de la comunidad judía de Halle, Max Privorotzki. “Han sido las medidas de seguridad a la entrada del recinto lo que ha impedido la matanza”, afirmó Privorotzki. Por el el momento, siguen en su interior entre 70 y 80 fieles.

Apenas una hora después de ese ataque, la policía de la ciudad de Landsberg, a sólo 15 kilómetros al este de Halle, informó que se habían producido disparos, si bien no existen por el momento indicios que relacionen los dos casos. El presidio policial de Halle ha rehusado por el momento pronunciarse al respecto.

Las autoridades han ordenado el cierre inmediato de las estaciones de tren y de metro y han puesto en marcha un dispositivo de búsqueda. Según testigos presenciales, aún no se ha producido el levantamiento de cadáveres. Una de las víctimas de los disparos aún yace en el suelo, cubierta por una manta de color azul y a menos de 30 metros de la sinagoga.

Por el momento se desconoce la identidad de las víctimas mortales, pero se apunta a que hay varios heridos.

Según testigos citados por varios medios, al menos uno de los atacantes llevaba uniforme militar.

Con información de El Mundo