Gobierno de AMLO irá a la ONU por despenalización de las drogas

El Universal
23/08/201800:00:31

Sánchez Cordero se pronunció por una nueva relación con el gobierno de Estados Unidos, por un combate regional al crimen organizado transnacional, pero consideró que se debe replantear el tema de armas y de la demanda de drogas.

CIUDAD DE MÉXICO, agosto 22 (EL UNIVERSAL).- Este miércoles Olga Sánchez Cordero, designada por Andrés Manuel López Obrador como futura secretaria de Gobernación, advirtió que el próximo gobierno de la República quiere plantear a la Organización de las Naciones Unidas “una pauta interpretativa” para poder lograr una despenalización de la droga en México.

“Estamos pensando también en que podríamos convocar a una conferencia internacional para hacernos cargos también de esta despenalización y este combate al crimen organizado”, indicó ante empresarios asistentes al Foro Banorte 2018.

Tras afirmar que el crimen organizado lava dinero en México por más de 25 mil millones de dólares y en Estados Unidos por 250 mil millones de dólares, apuntó que cuando en Colombia se descabezó a los grandes cárteles de la droga se empoderaron los capos mexicanos.

Sánchez Cordero se pronunció por una nueva relación con el gobierno de Estados Unidos, por un combate regional al crimen organizado transnacional, pero consideró que se debe replantear el tema de armas y de la demanda de drogas.

“Tenemos tratados internacionales desde 1950 sumamente rígidos en materia de combate a las drogas. Yo creo que es hora y momento de replantearnos una reinterpretación, cuando menos, de estos tratados internacionales. Son tratados punitivos en materia de drogas, sumamente rígidos. Nosotros queremos plantear a las Naciones Unidas una pauta interpretativa para poder lograr una despenalización de la droga en nuestro país”, indicó.

En la ponencia “Estado de Derecho”, la ex ministra de la Suprema Corte advirtió que los grupos del crimen organizado tienen rutas claras de drogas desde Sudamérica hacia Estados Unidos y que las autoridades mexicanas y estadounidenses confiscan en sus territorios de 3% a 8% de droga.