Juguetes de madera, tradición que resiste a pie de carretera

El Universal
29/12/201811:28:02

La tranquilidad se marca al ritmo de los martillazos que golpean trozos de madera para unirlos con filosos clavos una y otra vez. Así suena la vida en Cieneguilla.

SANTIAGO TENANGO, Oax., diciembre 29 (EL UNIVERSAL).- La tranquilidad se marca al ritmo de los martillazos que golpean trozos de madera para unirlos con filosos clavos una y otra vez. Así suena la vida en Cieneguilla, una población perteneciente a Santiago Tenango, conocida como la cuna de los juguetes de madera, y cuya tradición resiste al pie de la carretera.
La Cieneguilla es el hogar de Melquiades López Leyva, quien lleva 23 de sus 48 años dedicados a la elaboración juguetes, piezas que con su habilidad cobran vida en el taller que armó con láminas al frente de la vivienda que comparte con su esposa y cuatro hijos.
La elaboración de juguetes inició en Santiago Tenango en un afán de evitar la migración a Estados Unidos y a otras entidades del país. Fue en 1997 cuando conocidos de Asunción Nochixtlán le compartieron a Melquiades y a otros hombres de la comunidad la idea de hacer estas piezas de madera.


Antes de dedicarse a esculpir el material, Melquiades trabajaba en la albañilería como ayudante, pero el sueldo no le alcanzaba para sostener a su familia. Como no terminó la escuela primaria y nunca aprendió a leer y escribir bien, el hombre vio en los juguetes una oportunidad para salir adelante.
A la idea se sumaron unas 50 familias de Cieneguilla y otras poblaciones, como Carbonera y El Correo. Al igual que Melquiades, sus vecinos tenían escasos conocimientos en carpintería; sin embargo, estaban determinados a aprender el oficio y a apropiárselo.
La llegada de esta labor se convirtió en una “tabla de salvación” para La Cieneguilla, pequeña comunidad de 216 habitantes —de los cuales 6% son analfabetas y 2.7% son indígenas— y donde el trabajo escasea, por lo que de la población mayor de 12 años menos de la mitad (45.3%) está ocupada, según el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

La vida entre juguetes

A Melquiades le tomó aproximadamente cuatro años perfeccionar sus habilidades con las herramientas de carpintería. Actualmente puede elaborar un caballito de palo en 10 minutos, pero explica que otras piezas, como los camiones de redilas, le toman hasta un día entero.
Hace una década todo el trabajo era manual, ahora ya no. Pese a ello, confiesa que no hay mejor forma de unir las piezas de un juguete que usando clavos rústicos y la fuerza de sus brazos para golpear con el martillo. El artesano domina el oficio a tal grado que puede cortar decenas de piezas idénticas sin necesidad de usar moldes, para después armarlas y formar las figuras.
Estar al día con los modelos no es lo único que preocupa a estos hombres que viven de la madera. A los jugueteros de la comunidad y pueblos vecinos les interesa el entorno, por ello sus productos están elaborados con madera plagada o sobrantes de la tala regular, que se realiza semanalmente en el bosque que rodea las demarcaciones.
“Las ramas que se caen por viejas, o las que se desprenden cuando llueve o por el sol, son las que ocupamos para elaborar los juguetes”, señala. Incluso, el Comisariado de Bienes Comunales provee a los productores o a los vendedores de madera de trozos que podrían ser útiles.

Subsistir a la modernidad

Con el paso del tiempo los juguetes que nacen en los talleres de La Cieneguilla se convirtieron en la principal fuente de sustento de la comunidad. En el taller de Melquiades, por ejemplo, a las labores también se han sumado sus cuatro hijos y su esposa. Son ellos quienes se encargan desde el cortado de madera, hasta el pintado de los camiones, que se lleva a cabo en el patio de su vivienda.
Melquiades recuerda que hace años, antes de la construcción de la supercarretera Oaxaca-Cuacnopalan, los juguetes se vendían como artesanías a los viajeros que iban o venían de la capital, y que pasaban por estas comunidades.
Con la construcción de la vía rápida, que no las contempló en su trazo, estas comunidades jugueteras quedaron escondidas detrás de los cerros y las visitas de personas en tránsito cada vez fueron menos. Lo que siguió fueron bajas ventas que mermaron poco a poco la economía de los fabricantes.


Hasta ahora, asegura Melquiades, no se han implementado programas gubernamentales para impulsar la actividad.
Desde que quedaron aislados, el negocio de los juguetes tradicionales del artesano no va bien. Aunque en ocasiones, festividades como bodas y bautizos propician encargos especiales, las ventas —apunta el propietario del taller— han bajado considerablemente desde 2006, cuando por el movimiento magisterial disminuyeron las visitas de estados vecinos a la capital oaxaqueña.
Buscando oportunidades, las familias dedicadas a la elaboración de juguetes de madera instalan puestos de venta a la orilla de la supercarretera, donde las piezas que elaboran se exhiben lo mismo sobre mesas improvisadas que directamente sobre piedras o las faldas del cerro. Sólo algunos, como Melquiades, han levantado pequeños locales.


En su puesto, en el que a la orilla de la carretera ofrece los juguetes desde los 50 hasta los 900 pesos, señala que diciembre es de las mejores temporadas de venta. Algunos modelos especiales por encargo, como camiones al tamaño de un niño, pueden costar hasta 3 mil pesos, pero cuando llueve deben bajar los precios para no dejar de producir.
Aunque la comunidad lucha por vender sus productos, los fabricantes admiten que son cada vez menos los niños que piden un juguete de madera para Navidad o Día de Reyes, pues prefieren uno que use pilas o funcione de manera automática.
Eso se repite incluso en La Cieneguilla y otros pueblos vecinos, puesto que dice que al conocer a los fabricantes, los niños tienen acceso a los juguetes y no les toman el valor que requiere su elaboración.
Incluso, Melquiades explica que muchos compradores son adultos que los adquieren para ellos, por eso también fabrican otros juguetes tradicionales, como trompos y baleros. La nostalgia, dice el juguetero, es el único aliado para que el oficio no se extinga.