Salva IMSS a bebé de una madre en coma

Manuel Torres
18/06/201901:15:11

Debido al peso y talla de Valentina, cirujano pediatra logró cerrar el conducto arterioso con cirugía de tórax y la pequeña pudo oxigenar de manera adecuada

Una decisión médica de último momento logró el nacimiento prematuro de Valentina, vía cesárea de emergencia realizada a su madre, que estaba en estado de coma por daño cerebral y con datos clínicos de fallecimiento inminente.
La pequeña pesó apenas 680 gramos y después de más de cuatro meses en cuidados intensivos pediátricos fue dada de alta recientemente del Hospital General Regional N° 1 Ignacio García Téllez, del IMSS en Mérida, Yucatán.
A las 23 semanas de embarazo, la madre ingresó por dolor de cabeza al Hospital del IMSS, en donde se le detectó un tumor cerebral que requirió atención quirúrgica y permaneció en terapia intensiva, en donde fue declarada en estado de coma.
Al detectarse deterioro de la paciente, durante la semana 27 de gestación los médicos decidieron realizar la cesárea de emergencia para salvar la vida de la bebé. A pesar de los esfuerzos, lamentablemente la madre falleció días después.
De acuerdo con el doctor Gilberto Cauich, jefe del Departamento Clínico de Tococirugía, cualquier procedimiento quirúrgico conlleva riesgos, y más en este caso, ya que al momento de realizar la cesárea emergente, la paciente seguía con vida, pero de no haberla hecho en ese momento, dado el estado de salud de la madre, corrían el riesgo de que la bebé falleciera.
En aquel momento, Valentina nació con prematurez extrema, es decir, antes de las 28 semanas de gestación, lo que determinó múltiples complicaciones de salud por su peso, lo que requirió cuidados de un grupo multidisciplinario del IMSS.
La pequeña tuvo asistencia ventilatoria mecánica por 41 días y un total de 86 días con aporte de oxígeno adicional, ya que presentó diversas complicaciones como síndrome de dificultad respiratoria, neumonía, hemorragia pulmonar, anemia, displasia broncopulmonar, retinopatía del prematuro y reapertura del conducto arterioso.
El doctor Jorge Pacheco Berzunza, cirujano pediatra del HGR N° 1, el procedimiento para cerrar el conducto arterioso fue un reto, debido al peso y talla de Valentina, pues implicaba una cirugía de tórax que por su prematurez era riesgosa y compleja. Gracias al éxito de esta cirugía, la pequeña pudo oxigenar de manera adecuada.

Nena con buena salud
La doctora Ana Lavadores May, titular del Servicio de Neonatología, explicó que este caso fue muy complicado: “después de darla de alta a finales de mayo, ahora es muy gratificante ver que Valentina goza de muy buena salud y sin mayores secuelas”, señaló.
A través del IMSS, fue operada de forma subrogada por la retinopatía que presentaba por el tiempo que permaneció en incubadora, esto se debe a que el oxígeno que reciben prematuros puede afectarles la retina. En el caso de la niña, la cirugía fue satisfactoria, se encuentra fuera de peligro y no tendrá problemas de la vista.
De igual forma, se le realizó un tamiz auditivo en el que los resultados indicaron que la niña escucha adecuadamente. Su padre, Jesús Hau Puc, explicó que tiene programada cita para terapias de estimulación que le ayudarán en su desarrollo integral.