“Trata, un crimen silencioso en el que participan todos”

El Universal
17/11/201909:55:48

El novelista Enrique Ezeta aborda este delito en su más reciente obra "El camino de los azahares rotos". Esta historia narra la vida de Anahlí y cómo se convirtió en víctima de este crimen, así como el modus operandi de los perpetradores.

CIUDAD DE MÉXICO, noviembre 17 (EL UNIVERSAL).- La trata de personas es un tema muy relevante y representa un verdadero problema para las mujeres por ser un acto terrible y es un crimen silencioso en el que está involucrada gran parte de la sociedad, desde medios de comunicación, autoridades y, sobre todo, clientes, que se vuelven cómplices, explicó el escritor Enrique Ezeta.
El novelista aborda este delito en su más reciente obra “El camino de los azahares rotos”. Esta historia narra la vida de Anahlí y cómo se convirtió en víctima de este crimen, así como el modus operandi de los perpetradores.
“—¿De verdad me ayudarías haciendo cualquier cosa?
—Sí, amor, cualquier cosa, aunque yo nada sé hacer.
Esperabas ansiosa la respuesta de tu novio, tu amado Román, cualquier cosa, palabras que sonaron a campanas de cristal en los oídos de Román. Cualquier cosa. Cómo te arrepentiste, tiempo después, de haber pronunciado esas palabras, palabras que te condujeron al reino de la violencia y degradación”, se lee en uno de los párrafos de esta obra.
En entrevista con EL UNIVERSAL, Enrique Ezeta cuenta qué es lo que lo motivó a escribir esta novela, sus inquietudes, el método de trabajo y lo que busca aportar con este escrito en un tema tan complejo como lo es la trata de personas.
El texto tiene sus orígenes en la información, pláticas y reuniones que el escritor encontró en el Centro Fray Julián Garcés de Derechos Humanos y Desarrollo Local, asociación civil que trabaja en temas referentes a la trata.
Además, el escritor inició el proceso con una tesis de maestría y doctorado sobre la forma en la que trabajan los padrotes.
“Estoy muy cerca del Centro Fray Julián Garcés y ellos obtienen mucha información de la cual realicé muchas lecturas y tuve diversas charlas que me ayudaron a dimensionar el problema. También me base en la tesis de maestría y doctorado ‘El lado oscuro del México profundo’, de Óscar Montiel, doctor en Antropología, un trabajo muy a fondo sobre cómo operan los padrotes”.
El novelista Enrique Ezeta explicó que su novela no es un trabajo científico, pero está sustentado en ese tipo de documentos.
“La idea es recrear esa realidad, mostrar ese problema a través de la novela, como decía Mario Vargas Llosa: la novela es la verdad de las mentiras”, destacó.
La obra está dividida en dos partes: en una, se narra la vida de una adolescente llamada Anahlí y se relatan sus sueños, problemas familiares y su vulnerabilidad, situación que hará más fácil que se enganche con un padrote; la segunda, gira en torno a las personas que, de manera abierta, son partícipes en todo este proceso —autoridades, medios de comunicación, sociedad y clientes—.
El camino de los azahares rotos, como su nombre lo indica, es la promesa quebrada por el ideal del matrimonio y no sólo eso, también de una vida.