03/08/201800:00:55

Actitud pichicatera

José Alberto del Rivero Análisis

Análisis

03/08/201800:00:55

Mis amables y leales lectores, por considerarlo de ser más que razón de Estado diría razón del pueblo, todos sabemos que en este momento el erario nacional, por escribirlo de la manera más entendible, está en la más completa banca rota, aunado a que los bienes nacionales han desaparecido. Sin embargo, hay poderes y entidades autónomas que todavía no alcanzan a dimensionar el estado patrimonial que guarda la Nación Mexicana y han asumido una actitud pichicatera, cuando debería ser generosa para coadyuvar a poner orden en las finanzas y recuperar los bienes nacionales, sino por el contrario se están autorizando gastos, bonos, indemnizaciones y demás escudándose en el artículo 127 de la Constitución de las remuneraciones de funcionarios públicos, que entre otras muchas cosas en su párrafo 1º habla de que la remuneración “deberá ser proporcional a su responsabilidad”, cuál? preguntaría.
Permítanme recordar el axioma jurídico en latín “Corruptissima republica plurimae leges”. Los Estados más corrompidos son los que más leyes tienen. Como verán ustedes, las leyes en México se han hecho para justificar toda la corrupción de la que dentro de poco AMLO realmente enfrentará, porque en este momento lo único que están haciendo con él son rounds de sombra, como se dice en el argot boxístico. Y para muestra un botón, ahí tenemos al poder judicial cuestionado por el presupuesto asignado, que por cierto algunos constitucionalistas comentan que el poder judicial no es un poder constitucional, tampoco puede ser un poder de legalidad, ya que el presidente de la Suprema Corte y de los tribunales de los estados son presidentes de la judicatura. Y como evidencia está el estudio elaborado por el consejero de la judicatura, Felipe Borrego Estrada que menciona: “No sólo los magistrados de circuito y jueces de distrito logran generar redes clientelares haciendo mal uso de esta atribución. Los números muestran que muchos secretarios, actuarios, oficiales y administrativos poseen familiares en el mismo circuito y en otros. Claramente influyen en la designación, y lo hacen sin que sea posible incoarles (iniciarles proceso o expediente) ningún tipo de responsabilidad”. La copia de este estudio se encuentra en manos de Mexicanos contra la Corrupción y la Impunidad (MCCI).
Esto me recuerda al constituyente de 1916 Y 1917 cuando describe a la dama de la justicia: “A la justicia se le ha representado en forma de una mujer, símbolo de belleza, esgrimiendo en una mano la espada que debe herir al culpable y sosteniendo una balanza en donde deben de pesarse los actos y la ley; y se le ha representado también vendada. La justicia, señores, no debe ver los mezquinos intereses de los hombres, las agitaciones pasionales de los pequeños humanos, sino que debe estar encerrada, enclaustrada en sí misma, para reflexionar serenamente y luego dictar su fallo. Es este el concepto de justicia, del alto concepto de justicia, que he podido formarme en mi educación profesional y cívica, y este alto concepto, señores, es el que me permito invocar en estos momentos para reclamar de ustedes una resolución serena y desapasionada de la grave cuestión que estamos viviendo”. Entendamos que AMLO ya es el presidente de todos nosotros.

@jardelrivero