26/02/202023:55:38

¿Ahora estudiantes?

Daniel Castro Jiménez Artículo

Artículo

26/02/202023:55:38

La mañana de ayer nos desayunamos con la muy lamentable noticia sobre la ejecución del joven estudiante de la Universidad Popular de La Chontalpa (UPCH), Manuel Monroy Priego, quien en compañía de un maestro y dos estudiantes más -que resultaron lesionados- realizaban trabajo de campo allá por el ejido Palo Mulato del municipio de Huimanguillo. Manuel era originario de Balancán y junto con Benjamín Valencia Hernández, Enrique Méndez Alejandro (ambos alumnos de la UPCH); así como el profesor Wilber Díaz De Dios, han sido identificados como excelentes universitarios y mejores ciudadanos.
La ejecución de este estudiante se da en medio de las movilizaciones sociales que se generaron en el estado de Puebla por el asesinato de los estudiantes de Medicina: Ximena Quijano Hernández, José Antonio Parada Cerpa y Francisco Javier Tirado Márquez; además del conductor de Uber, José Manuel Vital, todos menores de 28 años, y que generaron protestas generalizadas contra el gobierno de Miguel Barbosa.
Una semana antes el estudiante de la Universidad Politécnica de Guanajuato, Edwin, quien cursaba la carrera de Ingeniería Robótica, fue asesinado en la madrugada del domingo tras un ataque a balazos. Edwin fue el tercer estudiante asesinado en los últimos meses en la región; antes Arturo Humberto, también estudiante de la Universidad Politécnica de Guanajuato, fue asesinado al ser alcanzado por una bala durante un enfrentamiento armado a plena luz del día.
En estos casos cientos de estudiantes y ciudadanos marcharon por las calles para exigir justicia para los jóvenes y una estrategia por parte del gobierno para garantizar la seguridad de la comunidad estudiantil en éste y otros frentes. En medio de las barbaries que nos hemos desayunado en este 2020, donde temas policiacos han desplazado los políticos y hasta de salud, llama la atención pues un hilo conductor sobre ataques sistemáticos a estudiantes en las últimas semanas en el país.
Podrían desde luego ser hechos aislados, pero la manera con que se están desarrollando es de llamar la atención, más en un país donde las “cajas chinas” activaron estrategias distractoras a los mexicanos en lo últimos sexenios. Los estudiantes es lo más noble que nos queda salvaguardar en este México convulso, bañado de narcotráfico, crimen y huachicoleo.
El crimen organizado ha contaminado todo, se huele el miedo; pero el umbral de la tolerancia de la sociedad estaría activándose ante este nuevo embate. Eso también se huele.
KYBALIÓN.- Por primera vez en México se capacitaron en días pasados abogados en litigio con perspectiva de género luego que Nadia Sierra Campos, funcionaria de la Secretaría de Gobernación, encabezó el taller para mejorar la aplicación de la Ley en este sentido, auspiciado por el Tribunal Superior de Justicia (TSJ).
La violencia contra las mujeres se ha incrementado y hay exigencias por cambiar políticas públicas porque ya no es suficiente el discurso de cartelitos. Dotar a juzgadores de herramientas para sancionar con perspectiva de género es uno de los éxitos que se apunta el presidente del TSJ, Enrique Priego Oropeza.
Por cierto, el también presidente del Consejo de la Judicatura tabasqueña anunció los primeros 70 millones de pesos para concretar la reforma laboral respecto a la iniciativa que presentó el gobernador Adán Augusto López Hernández para modificar la Ley Orgánica del Poder Judicial y materializar así la reforma laboral del Presidente Andrés Manuel López Obrador, vigente desde el 1 de mayo del 2019. Estar en sintonía es la diferencia entre grilla y trabajo.