27/09/201904:41:56

Alcaldes, malas cuentas

Salvador Fernández Tiempo de política

Tiempo de política

27/09/201904:41:56

Durante la era política cuaternaria del PRI hegemónico, sin oposición, ser candidato a un cargo de elección popular significaba un pase automático para ser diputado, alcalde, senador, gobernador, presidente de la República.
Ese “bono electoral” conllevaba un desprecio natural por el electorado, ante quien los gobernantes no sentían ni compromiso y menos respeto como autoridades, pues las campañas eran mítines de acarreados con dádivas, de mero trámite, sin proselitismo real, sin convencimiento.
Asumían los cargos de legisladores y gobernantes por el dedo divino del gobernador, del presidente de la República, no por el voto ciudadano y por lo tanto sin mayor escrúpulo los alcaldes se convertían en los nuevos ricos del pueblo, los mandatarios nuevos millonarios de los estados.
La Cuarta Transformación planteada, prometida por el primer presidente de tabasqueño implica un cambio en la moral pública de los gobernantes y sería muy lamentable que la corrupción del Priato se reeditara con los nuevos presidentes municipales morenistas.
Lo anterior debido a que ayer con toda la autoridad de ser la presidente de la Comisión Inspectora Tercera del Congreso local, Katia Ornelas Gil adelantó que las cuentas públicas del 2018 de los ayuntamientos de Centro, Cárdenas, Huimanguillo y Nacajuca, deben ser reprobadas por no haber cumplido con el pliego de observaciones planteadas.
Nadie afirma que los presidentes municipales de estos cuatro ayuntamientos hayan incurrido en corrupción, pero se debe aclarar su manejo presupuestal para precisar en qué consisten esas observaciones realizadas por el Órgano Superior de Fiscalización del Estado.
Sería triplemente condenable que hubiese un doble discurso entre los alcaldes tabasqueños, muchos de ellos ex priistas, quienes decepcionarían económica, jurídica y moralmente al Movimiento de Regeneración Nacional que los propuso como candidatos.
Y para entender cómo se daban -¿ya no?- las complicidades entre los alcaldes y el Congreso local, ayer el diputado independiente José Manuel Sepúlveda del Valle condenó que el OSFE haya presentado de “último momento” la documentación de las demandas penales contra los ayuntamientos de Cárdenas, Huimanguillo y Nacajuca, correspondientes a la cuenta pública del 2017.
Este jueves durante la sesión de la Comisión Inspectora Tercera, celebrada ayer en la sede del Poder Legislativo el legislador expuso el documento oficial donde el OSFE informa al Congreso de las demandas penales contra los ex alcaldes: Francisco López Álvarez, de Nacajuca; Rafael Acosta León, de Cárdenas y José Sabino Herrera, de Huimanguillo, por las observaciones no solventadas del ejercicio presupuestal de hace dos años.
Para el diputado Sepúlveda del Valle el OSFE comete una burla contra los legisladores por ser los responsables de la aprobación o no de las cuentas públicas.
Tienen los diputados de la actual Legislatura, en su mayoría de Morena, la gran oportunidad de responder a la confianza de sus electores, de mostrar que realmente no son más de lo mismo, para reprobar las cuentas públicas de los alcaldes y proceder jurídicamente donde haya lugar.

TIEMPO FUERA.-
Y para decepción de su numeroso club de admiradores que esperaban buenas noticias durante la celebración de Halloween, la presidente de la Primera Comisión, Juana María Esther Álvarez, informó que el OSFE anunció los resultados de las auditorías a la ex presidente del DIF, Martha Lilia López Aguilera, hasta el 2020, de acuerdo con su calendario de actividades para la calificación de las cuentas públicas 2018.

sfernandez@ddt.mx