08/02/201900:00:05

AMLO, bono popular y resultado

Salvador Fernández Tiempo de política

Tiempo de política

08/02/201900:00:05

Considerado ya como el nivel de popularidad más alto en un inicio de sexenio presidencial con 96 por ciento de aprobación, Andrés Manuel López Obrador debe aprovechar parrealizar cambios sustanciales en beneficio del país y no repetir el fracaso de Vicente Fox.
El pintoresco guanajuatense aprovecho, como AMLO, el cansancio de 81 años de un PRI corrupto y en el 2000 ganó la Presidencia de la República con frases como “sacar a patadas de Los Pinos a las Tepocatas, alimañas, víboras prietas” en alusión a los priistas
Sin embargo, fue más de lo mismo, solo espantó a las víboras prietas tricolores para ocupar su lugar las alimañas azules panistas que no realizaron cambio alguno en las instituciones, relaciones de poder, modelo económico y las desigualdades siguieron su crecimiento en el país.
Tuvo su oportunidad en dos sexenios consecutivos la derecha y fracasó. Ahora le toca a la izquierda dar los resultados y eso es lo que importa más allá de los niveles de popularidad sin precedente. De acuerdo con la encuesta del periódico “El Financiero”, el Combate al Huichicoleo arroja los siguientes números:
Opinión favorable – 80%
Opinión desfavorable – 12%
Ni buena ni mala – 7%
No sabe – 1%
Sobre las conferencias mañaneras:
Opinión favorable – 72%
Opinión desfavorable – 8%
Ni buena ni mala – 13%
No sabe – 7%
Si el 53 por ciento de los votantes eligió el 1 de julio al tabasqueño López Obrador, ahora con ese 86 por ciento prácticamente lo apoyan 9 de cada 10 mexicanos. Esto es insólito especialmente por ser una encuesta aplicada por ese diario nacional especialista en temas financieros.
Y aquí viene exponer la diferencia entre ese aplastante aprobación popular con el 80 por ciento de artículos que se publican y opiniones que se emiten en los medios electrónicos en su contra, dicho por el propio AMLO en su entrevista en Tercer Grado. No hay congruencia y la única explicación es diferenciar a los analistas serios, académicos, especialistas neutrales, sin sesgos políticos, de quienes escriben por ser parte de los intereses afectados o bien que reaccionan por encargo de los grupos que perdieron los grandes negocios al ampo del poder.
Otra encuesta reciente recoge la desbordada popularidad del lopezobradorismo que, como en los pasados comicios, arrastra al morenismo y ahora se manifiesta en Puebla con un 44 por ciento a favor de Miguel Barbosa, por 14.5 porciento del panista Luis Ernesto Derbez; un insignificante 8 por ciento del priista Enrique Doger y un 2,9 para el PRD en total liquidación. Debe mencionarse que el combate al huchicoleo –por cierto solapado e impulsado por el desaparecido ex gobernador panista poblano Rafael Moreno Valle- es en el marco de la lucha contra la corrupción. Ese es el punto: la corrupción.
Son sin lugar a dudas las conferencias mañaneras una estrategia de comunicación política y de imagen del nuevo gobierno que desemboca convenientemente para el morenismo en beneficios electorales.
En la mañanera de ayer el presidente expuso en qué consistían los famosos “moches” de los diputados federales por distribuir recursos asignados para los municipios de sus distritos, claro a cambio de un porcentaje de la inversión o imponiendo constructoras que le daban su gratitud económica.Advirtió a las autoridades de su propio partido de caer en actos de corrupción.

TIEMPO DE TRANSPARENCIA.-
Por eso es válida la reacción de la diputada teapaneca Alma Espadas Hernández de comprometerse con la transparencia y gestionar sin los cuestionados “moches” las obras y programas en beneficio de las comunidades de su municipio. Para la legisladora Espadas Hernández los representantes populares y autoridades electas con el voto o asuman un puesto por designación, deben tener responsabilidad política en su desempeño y que los ciudadanos denuncien cualquier desviación administrativa.

TIEMPO FUERA.-
Debe ser desesperante para las plumas y voces nacionales antilopezobradoristas que en nada han afectado la popularidad del gobierno federal del primer presidente tabasqueño. La estridencia de los huachicoleros de papel y del micrófono es inversamente proporcional a su descrédito total.