05/04/202100:29:35

Campañas inéditas

Heberto Taracena Desde acá

Desde acá

05/04/202100:29:35

Ninguna novedad. Sobre aviso no hay engaño. Abundan aspirantes en ciertos Partidos Políticos. En contados, hay para salir del paso. Otros, ahí la barajan. Y, de plano, para algunos es una conduerma hallar gentes dispuestas a representarlos a fin de cumplir el requisito legal que está en puerta.
De tres años para acá, el tiempo cuenta y pesa, más que antes. El porrazo seis de seis todavía retumba para bien o para mal si, arriba, todo parece indicar que va en serio la transformación y, abajo, de ordinario, cae pero a cuenta gotas el distante mensaje nacional.
En esas andamos y, de pronto, llegan los nuevos tiempos electorales. Pocos quieren reelegirse y cada quien, a la bajada, sabe que no está para hacerla de Sísifo. La piedra es redonda e incómoda.
El día llega en que habemus candidatos. Partidos por su cuenta o a la vera de otro cumplen la formalidad y Santas Pascuas.
Cada campaña es diferente hasta en la forma de acreditar origen de recursos y gastos ante órganos metidos en el cambio que si antes fueron pasivos, hoy son activos. Y muy bien.
Enterarse, empero, no es igual que entenderlo. Y si ocurre dentro de la normalidad histórica, las nuevas campañas son inéditas, más complicadas y podrían sacar de quicio a más de un pretendiente para renunciar a la candidatura antes de empezar o a cierto paso de los días.
Que los tiempos son cortos, desde luego. Hacer de estos tiempos votos que lleguen a punto favorable el dos de junio, es de pensarlo en serio.
Sobra decir que no habrá mítines ni concentraciones en las comunidades, rancherías, ejidos, villas o ciudades que visiten candidatos.
El discurso no tendrá que romper, en buenos términos, con el de estos dos años y medio; pero la realidad estará poniendo señas al candidato sobre la urgencia de renovarse para dejar, empezando, un principio de convencimiento en el ciudadano.
Pensar que habrá menos votos el dos de junio, es un hecho que no pide demostración, si apenas un treinta por ciento de ciudadanos estuviese vacunado contra la pandemia, evento éste que, al final, también votará –o se abstendrá- el domingo de elecciones. Veremos.