11/09/201904:57:46

Charly, “…qué manera de legislar”

Salvador Fernández Tiempo de política

Tiempo de política

11/09/201904:57:46

“Siempre será necesario repetir cuantas veces haya lugar que en la Cámara de Diputados federal existe la famosa “burbuja” integrada por unos 50 diputados que son los que presentan las iniciativas, suben a tribuna a defender las posiciones de los grupos parlamentarios y cabildean para acordar los temas a legislar. Esto significa que los otros 450 diputados únicamente levantan el dedo para aprobar o desaprobar las iniciativas de ley.”
Apenas ayer publicamos este argumento para sostener la urgencia de reducir el número de diputados federales, toda vez la mayoría de los 500 legisladores no aportan nada y generan un gasto millonario anual.
Pues lo mismo ocurre en los congresos locales, que en el caso de Tabasco son 35 diputados, de los cuales son muchos si una docena de ellos presentan iniciativas, suben a tribuna y cabildean.
En su mayoría exhiben un pobre nivel académico, intelectual e incluso de mínimo sentido común en el área de la política, según lo demostró ayer el legislador morenista Charly Valentino.

Como si el presidente Andrés Manuel no tuviera suficientes problemas con el nulo crecimiento de la economía, la inseguridad en el país, este patético diputado local, de su partido y desde su estado, subió a tribuna para proponer reformar el Artículo 83 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, para que proceda su relección.
Ya había habido dos casos donde se acusó la presencia de un “ensayo de reelección presidencial”: la extensión del mandato de dos a cinco años del gobernador morenista de Baja California, Javier Bonilla y la intención de mantenerse en la presidencia de la mesa directiva de la Cámara de Diputados federal de Porfirio Muñoz Ledo.
Lo que ahora el diputado León Flores le ofreció gratuitamente en bandeja a los adversarios del primer Presidente tabasqueño no es un “simulacro”, sino desde la máxima tribuna de Tabasco lanzó un propuesta formal y directa de modificar la constitución para la reelección del tepetiteco; para que “no sean seis años, sino seis más que López Obrador gobierne al país…porque es una exigencia ciudadana y si el Congreso de la Unión no lo entiende, entonces que lo vea como una súplica”.
La reincidencia en escándalos políticos, demuestran que Charlie Valentino (antes Charlie Mcgregor y originalmente Carlos León Flores) está perturbado de sus facultades legislativas, si recordamos que calificó de “malandros” a los inmigrantes hondureños y dejó para el basurero del anecdotario político la perla “desgraciadamente fuimos colonizados por la peor de las razas que son los españoles”.
Un verdadero festín se está dando a nivel nacional los antilopezobradoristas en los comentarios, artículos, columnas, caricaturas de los medios de comunicación tradicionales, claro sin olvidar a “las benditas redes sociales”.
Se disputan cómo nombrar a este irresponsable diputado de Morena, entre “Lord lambiscón” y #LordLameHuevoso.
Con todo y el desmarque de los jerarcas del Congreso local, por omisión y falta de control, hay una corresponsabilidad de este escándalo político nacional que daña nuevamente la imagen del presidente Andrés Manuel López Obrador.
Con estos correligionarios morenistas, para qué quiere adversarios políticos.

TIEMPO DE JUSTICIA.- Y luego cómo no coincidir con la frase de despedida de la presidencia de la Cámara de Diputados federal de Porfirio Muñoz Ledo:
“Chinguen a su madre, qué manera de legislar”.

sfernandez@ddt.mx