24/11/202000:19:03

Cien mil y contando

Julio Díaz Gómez Columnista

Columnista

24/11/202000:19:03

México alcanzó los 100 mil muertos por Covid-19 oficialmente; Cien mil vidas, sueños y aspiraciones destruidas ante un enemigo desconocido hace apenas un año.
Un año después del primer caso de Covid-19 en el mundo, México sobrepaso más de un millón de casos confirmados siendo la Ciudad de México la entidad con mayor número de casos mientras que en ocho estados está repuntando el número.
Con esta cifra nuestro país se convierte en la octava nación en el mundo por el número de fallecidos por millón de habitantes; espeluznante cifra y tan lamentable como la medición que se realiza al dar más valor al número de camas desocupadas y no al número de personas muertas.
Las ruedas de prensa vespertinas diarias se han convertido en una bocina donde replican el número de casos y que finalmente se traducen en números y frías estadísticas que no son del todo reales.
El subsecretario de Salud, Hugo López-Gatell, da conocer datos que aunque no son falsos no son apegados a la realidad, explicándolo de otra manera algunos especialistas han señalado que efectivamente esos decesos se han dado, pero no entran a la base de datos con la fecha exacta, lo que de alguna manera manipula la realidad y no permite realizar una evaluación exacta.
En otros países, incluso en los datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) o de la Universidad Johns Hopkins, las gráficas reflejan los días exactos, lo cual plasma una gráfica apegada a la realidad y las decisiones o estrategias que se toman resultan más efectivas y oportunas.
Oficialmente, el pasado jueves 19 de noviembre se rompió el hito de las 100 mil muertes por Covid-19 pero recordemos que a principios del mes de julio López Gatell declaró que México lamentaría tres veces más muertes que las que se notificaban a diario.
El mismo López Gatell admitió que “hoy en México tenemos 100,000 muertes por Covid-19, esta es una cantidad inusual, no tenía ningún antecedente previo la sociedad mexicana de una enfermedad infecciosa, aguda, que pudiera causar una propagación tan rápida y afectar la vida de tantas personas”.
Aunado a lo anterior no debemos olvidar que México encabeza la lista de países con el mayor número de personal médico fallecido víctima de Covid-19, de por lo menos 1,320 casos; si los mismos trabajadores de salud que se han quejado continuamente de falta de apoyo elemental para su protección, siendo las enfermeras las más afectadas.
Y efectivamente el número de contagios y muertes no es responsabilidad de una sola persona ni de un solo sistema, pero si en gran medida depende de las autoridades actuales pues aunque se ha heredado un sistema de salud desquebrajado, las decisiones que se toman actualmente son responsabilidad que quienes están al frente.
Se decidió poner al frente de las estrategias a una sola persona cuando la ley mexicana es muy clara en ese sentido que es un Comité quien debe estar trabajando ante este tipo de casos.
El binomio entre salud y economía ha sido un factor decisivo para el aumento de número de casos, y tal como lo destaca el diario El País:
“El confinamiento y la crisis económica resultante han originado la pérdida de 12 millones de empleos, tanto en la economía formal como informal, esta última da cobijo a cinco de cada diez trabajadores de estratos muy desfavorecidos.
De estos, se ha recuperado alrededor del 65%, tras la reapertura gradual de los negocios. El empleo formal ha sido más lento. En octubre, se añadieron 200.000 nuevos puestos de trabajo y ya suman un total de 400.000 recuperados desde el verano. Es menos de la mitad del 1,1 millón perdido al inicio de la pandemia.
“La posibilidad de un recrudecimiento de los contagios mantiene a los Gobiernos locales en estado de alerta y algunos ya han endurecido las restricciones a los comercios tras meses de relajamiento…”.
Los economistas han criticado la falta de apoyo ante una situación que a todos nos agarró desprevenidos y, ante lo cual, ningún país o jefe de estado estaba listo, sin embargo, cuando se supo no se previó y ahora, los especialistas, aseguran que México es la nación que menos recursos ha destinado a su paquete anticrisis.
Lo anterior debido a que la principal estrategia ha consistido en el otorgamiento de microcréditos a pequeñas y medianas empresas, pero no se dieron estímulos fiscales y tampoco se presentaron nuevos apoyos para las personas que habían perdido sus trabajos.
Lo que se ha anunciado este mes son indemnizaciones para las familias con víctimas mortales de la Covid-19.
En los ocho meses y medio de la pandemia en México, que inició el 28 de febrero, la Covid-19 se ha convertido en la cuarta causa de muerte en el país, detrás de las enfermedades del corazón, la diabetes y los tumores malignos, según datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI).
El director de Epidemiología de la Secretaría de Salud, José Luis Alomía, declaró que desde el inicio de la pandemia en México han sido estudiados 2,649,000 pacientes que tuvieron un índice de positividad del 42%.
Aunado a los más de 100 mil casos, Alomía ha informado esta semana que las autoridades sanitarias tienen actualmente 15,483 muertes sospechosas que se clasifican en las que no poseen muestra (10,647), las que no tendrán un diagnóstico (4,283) y las que sí lo pueden tener (553).
En conclusión, 100 mil y contando, ya que al número de casos reconocidos les faltan las cifras mencionadas anteriormente; no se domó nada y mucho menos se dio la mencionada meseta o la aplanada de la curva.
Lejos de estadísticas las víctimas del Covid-19 tienen nombres, son nuestro familiares, amigos, vecinos o conocidos. Si 60 mil muertos iban a ser una catástrofe para nuestro país ¿qué representan más 100 mil muertos?