03/07/201905:00:37

Consejos de un asesor sinvergüenza

Layda Negrete

03/07/201905:00:37

Me permito compartirle un listado de recomendaciones como experto en seguridad ciudadana y justicia penal. Constatará que muchas de las acciones se encaminan a administrar percepciones. En estas materias, lo que vale no es lo que es, sino lo que parece.
A. No combata a las organizaciones criminales, vuélvalas sus socias. Identifique a la organización criminal con mayor control en el territorio y alíese con ella. Usted tendrá que permitir que el cartel elegido explote los mercados ilegales de narcomenudeo, tráfico de personas y extorsión, entre otros. Además, tendrá que poner su estado de fuerza al servicio de esta organización. La ventaja, sin embargo, es que podrá negociar con ellos los niveles de criminalidad y podrá cobrar un porcentaje de las ganancias.
B. Maquille la estadística. Recuerde que será juzgado por la estadística publicada y no por la incidencia delictiva real. Mantenga sus denuncias a la baja con procedimientos de reportes largos y tortuosos que ahuyenten al ciudadano común y destruyan la voluntad de la víctima más tenaz. Utilice sistemas informáticos que permitan la alteración de los registros en todo momento. Más suicidios y menos homicidios. No difunda ninguna información que no sea obligatoria. Reclasifique y rasure a conveniencia los delitos que exige publicar el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública para simular la reducción de la violencia. En México no hay auditorías estadísticas. Lo que usted cocine, será la cifra oficial.
C. Identifique a su clientela. No se desgaste en combatir el crimen en las zonas más pobres. Concéntrense en cuidar a la clase política, la clase empresarial y a los líderes de opinión. Será necesario crear un servicio de atención personalizado para ellos. No permita que vayan directamente a las agencias ministeriales a perder su tiempo, recuerde que usted tiene el poder de liberar o encarcelar a cualquiera con un telefonazo. Ante dos clientes poderosos en conflicto, intervenga, medie y evite tribunales.
D. Priorice los casos mediáticos. Son innecesarias las estrategias de largo plazo. Atienda los casos que capten la atención de los medios. Exhiba ante ellos, cuanto antes, a un sospechoso cualquiera. La sociedad no busca esencialmente quién lo hizo, sino quién la pague. Distribuya fotografías del acusado en un encuadre desfavorecedor y, de preferencia, sosteniendo armas. Da credibilidad referirse a la persona con un apodo o alias. No espere a un proceso judicial, lo importante es ganar terreno mediático declarando a un culpable rápidamente. La gran mayoría de los periodistas no cuestionarán la violación de la presunción de inocencia ni la debilidad de pruebas. Muy importante: alargue el proceso judicial lo más que pueda para evitar que una absolución se dicte en su administración.
En resumen: no busque cambiar la situación sino la percepción. Sin embargo, si usted insiste en mejorar las condiciones de seguridad de raíz, si elige el deber sobre el poder, tenga en mente que esto requerirá un esfuerzo titánico que avanzará muy lentamente. Muchos de los frutos habrán de ser cosechados por otros más adelante. Y el reto no será solo de la clase política sino de una comunidad entera.
Espero que estos consejos le sean de utilidad. Quedo a la espera de su decisión y comentarios”.
(Cualquier parecido con la realidad tal vez no sea coincidencia).