21/09/201800:00:39

Educación: la mejor inversión

José Alberto del Rivero Análisis

Análisis

21/09/201800:00:39

Mis amables y leales lectores, hace unos días se llevó a cabo en la Universidad Juárez Autónoma de Tabasco el Foro de Consulta Estatal “Educación para el Bienestar”, por considerarlo de suma importancia y de responsabilidad cívica participé en este acuerdo nacional de educación. Entiendo a la educación como un derecho universal, y a las Universidades como medio para lograr este derecho fundamental. Por cierto, parte del caos que se está viviendo en la educación, se debe a la reducción sustancial al presupuesto para las Universidades Públicas. Un ejemplo es el CONACYT desde 2014 sigue con su mismo presupuesto, muestra de ello es que de un promedio de 30 alumnos que ingresan a un posgrado de calidad solo 8 son becarios. Quiero decirles que México es Estado Parte de numerosos tratados internacionales en materia de derechos humanos en educación, entre ellos se destaca el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales (DESC), pero es el caso que este pacto no tiene garantía, y un derecho vale lo que valen sus garantías, eso pasa con los DESC pues carecen de un mecanismo que los proteja de cualquier acto de autoridad cuando estos son conculcados.
En ese sentido, siguiendo a Savater, demando al Estado para que la educación pública, aquí en nuestro hermoso país México cumpla el mandato constitucional del artículo 3º, vinculándolo al cumplimiento de los derechos humanos que se encuentran consagrados en el artículo 1º del ordenamiento en comento y en los tratados internacionales que México ha firmado en materia de educación.
El Dr. Joaquín González Ibáñez en una de sus grandes obras De la educación y pensamiento cívico cita a Fernando Savater: “La educación es una responsabilidad pública. Pública no quiere decir forzosa y exclusivamente estatal”. Pero la educación no es asunto privado; del papá, la mamá, el niño o la niña, es una preocupación de toda la sociedad, pues va nuestra seguridad democrática en ello (elecciones 2018). Las sociedades educan en defensa propia…, El estado supone una serie de instituciones que emanan de la sociedad – y debemos hacer todo lo posible por que emanen de ella- por lo tanto, al Estado debemos hacerle determinadas demandas. Asimismo, González Ibáñez menciona “Democracia y educación en un mundo multicultural exige la existencia real de valores democráticos y educativos que se inspira en la idea de la tolerancia. La tolerancia es esa pequeña virtud imprescindible en democracia”.
Por cierto, Tony Blair al final de los años 90, incorporó una política de educación permanente, adecuada a las nuevas necesidades ya que la marginalidad y la pobreza de las personas que sin educación están avocadas a una falta de realización profesional, con qué visión Tony Blair preparó a Inglaterra al siglo XXI, les recuerdo que nosotros seguimos estancados en el siglo XX por no decir en el decimonónico.
Por otro lado, Joaquín Estefanía, entre otros, ha advertido que la educación se ha insertado como la política más importante de los gobiernos progresistas occidentales dirigida a la regeneración social y a la incorporación laboral entre otras. Sin embargo, en México no queremos entender como nos lo dice Antonio Escohotado, académico español: “Un país no es rico por que tenga diamantes o petróleo. Un país es rico porque tiene educación. Educación significa que, aunque puedas robar, no robas…” “cuando un pueblo tiene eso, tiene educación”.
Por ello, para aumentar el nivel de vida, es preciso invertir en educación, colocar la instrucción y la formación profesional a la cabeza de las prioridades sociales, en la medida de las necesidades de las regiones. La educación sirve como pieza clave para la reconstrucción y reconciliación de la vida democrática para sentar las bases de la Cuarta República.

@jardelrivero