09/03/201805:00:11

“Hombre, ¿eres capaz de ser justo?”

José Alberto del Rivero Análisis

Análisis

09/03/201805:00:11

Primo Levi, Trilogía de Auschwitz, escribió: “Un país es considerado tanto más civilizado en cuanto a la mayor sabiduría y eficiencia de sus leyes impiden a un hombre débil volverse demasiado débil y a un poderoso demasiado poderoso”.
Mis amables lectores, ustedes se extrañarán porque rompo en el método de empezar mi opinión semanal en esta entrega de mi colaboración al periódico Diario de Tabasco, El Universal, comentando este párrafo de Primo Levi, y permítanme, mis ilustres lectores, que lo hago para llamarles la atención de que nadie acata la Constitución, esto me lleva al libro, “El Fin del Poder” de Moisés Naím, que nos dice, cuando un sistema político cae en manos de la plutodemocracia, (es el gobierno de la tecnología y aquellos que poseen los artilugios de la riqueza), que trae como consecuencia la degradación del poder fomentando organizaciones extremistas, xenofóbicas, sectarias, criminales, y desde luego, terrorismo, fomentando el caos que la plutocracia aprovecha para gobernar con las consecuencias de la degradación galopante del poder que fomenta la oclocracia, (el gobierno de los peores).

Mis amables lectores, no quisiera que me dieran la razón ni que estén de acuerdo con mis argumentos, pero sí escuchamos las voces que están aflorando en los diferentes puntos cardinales de nuestra patria, ¿y qué es el fin del poder?; Se refleja cuando los
actores políticos se olvidan del significado: “La patria es primero”, de Vicente Guerrero, y que decir de Benito Juárez:
“Los hombres no son nada, los principios lo son todo”.

Eso, me hace recordar hoy por ser día internacional de la mujer, entre otras razones, Antonia Nava de Catalán cuando le dice a Morelos: “No vengo a llorar, no vengo a lamentar la muerte de mi hijo: él cumplió con su deber. Por el contrario, vengo a traer a mis otros cuatro hijos: tres de ellos pueden ser soldados y el más pequeño tambor”. Luego entonces, patriota es aquel que ama a su país, y procura todo su bien, ¿cuándo un gobernante que permite la corrupción y deja sin fondos los servicios sociales de los jubilados, será patriota?, ¿o será patriota aquel que apoya a los banqueros y no al pueblo?, y que decir del gobernador de Chihuahua que es suficientemente explícito en sus imputaciones en contra de un candidato de su partido y la expresión al comentar como este régimen ha fomentado la impunidad de los servidores públicos, y la desfachatez con la que siempre se ha caracterizado Vicente Fox, que faltando a los principios normativos sobre las facultades y obligaciones de un ejecutivo, el presidente de la República en funciones, conculcó los principios de imparcialidad en su cargo.
Y para cerrar mi opinión del día internacional de la mujer, permítanme ustedes mencionar a tres mujeres más haciéndoles un reconocimiento a sus aportaciones universales que nos dejaron Hipatia de Alejandría, filósofa de la escuela platónica, matemática y astrónoma, dedicó su vida a la enseñanza, y con una dedicatoria especial a las abogadas, Caya Afrania, abogada romana que vivió en la última década de la época de Julio César, la etapa de la República, y que decir, de Olympe de Gouges, seudónimo de Marie Gouze, que en el año de 1791, escribió la Declaración de los Derechos de la Mujer, donde hace un llamado a la justicia y a la igualdad de derechos entre varones y mujeres, en el prólogo de este documento, declara: “Hombre, ¿eres capaz de ser justo? Una mujer te hace esta pregunta; por lo menos no le privarás ese derecho. Dime, ¿qué te da imperio soberano para oprimir a mi sexo? ¿Tu fuerza? ¿Tus talentos?”, “Si la mujer tiene derecho a subir al patíbulo, también debe tener para subir a la asamblea”; costándole por el sólo hecho de haber reclamado igualdad, esa famosa asamblea revolucionaria, la manda a la guillotina.