03/12/201800:43:24

La Cuarta Transformación y Tabasco

Manuel Rodríguez González Análisis

Análisis

03/12/201800:43:24

Para comprender y dimensionar la hazaña política y social de la asunción de Andrés Manuel López Obrador a la Presidencia de la República, es necesario visualizarlo desde una perspectiva histórica.
Cómo después de tres procesos electorales, por primera vez un tabasqueño ha tomado protesta como el Presidente número 65 de México, iniciando con ello un cambio de régimen y el arranque de la Cuarta Transformación, con base en nuevos paradigmas en el quehacer público, gestados en el sureste mexicano desde principios de la década de los noventas del siglo pasado.
Los epicentros de las grandes transformaciones de la Nación siempre habían tenido lugar en el centro y norte del país, ocupando el sur un lugar secundario en estos procesos histórico que han delineando el perfil social, económico y político del México contemporáneo.
Con una población de seis millones, el movimiento de independencia es la Primera Transformación de México, con la cual se puso fin a la esclavitud y la dominación española, cuyo momento clave sucede en lo que hoy es el municipio de Dolores Hidalgo, en el estado de Guanajuato, donde el Cura Hidalgo junto con Ignacio Allende y Juan Aldama hace un llamado para unirse en contra del dominio virreinal.
Como Nación independiente y cuando el país contaba con poco más de ocho millones de habitantes, inició la Segunda Transformación con el movimiento de Reforma, cuyo principal protagonista fue el presidente Benito Juárez, en dicho periodo además de promulgarse las Leyes de Reforma, tiene desenlace entre 1858 y 1861 el conflicto armado entre conservadores y liberales; los principales sucesos se desarrollan en la capital del país y en ciudades como Querétaro, Guanajuato y Jalisco.
En 1910, año en que estalla la Revolución Mexicana, el país contaba con un poco más de 15 millones de habitantes, este movimiento armado que inicia con el derrocamiento de la dictadura de Porfirio Díaz y concluye con la promulgación de la Constitución de 1917, participaron la familia Serdán, Francisco I. Madero, Pascual Orozco, Francisco Villa, Emiliano Zapata y Venustiano Carranza, entre otros revolucionarios; una vez más las campañas militares y las estrategias políticas se desarrollaron en la Ciudad de México, Puebla, Aguascalientes, Chihuahua, Coahuila, Nuevo León y Zacatecas, principalmente.
Para la historiografía de la Revolución Mexicana, el sur se circunscribía al estado de Morelos colindante con la Ciudad de México; tuvo que pasar más de un siglo para que el sur del país, con una posición geoestratégica por su frontera con Centroamérica, su riqueza energética, hídrica y ambiental, se reivindicará con Andrés Manuel López Obrador, primer presidente surgido de esta región del país, el primer presidente progresista que gobernara a un México con más de 120 millones de mexicanos.
La Cuarta Transformación, representa una oportunidad única para que todos los tabasqueños unidos con nuestro Presidente de la República y gobernador electo, Adán Augusto López Hernández, hagamos frente a los desafíos internos y externos para hacer de Tabasco y el sureste mexicano el nuevo polo de desarrollo y referente político de México.