15/06/202000:28:19

La Frágil Recuperación y Delicado Equilibrio Petrolero

Manuel Rodríguez González Análisis

Análisis

15/06/202000:28:19

Después de que los precios internacionales de los hidrocarburos registraron seis semanas de ganancias, la nueva ola de infecciones de Covid-19 en Estados Unidos, y el rebrote en algunas localidades de países como China, España e Italia, han encendido las señales de alarma de una segunda oleada del virus que impacte de nueva cuenta la demanda de los combustibles, generando un primer descenso semanal desde abril de las cotizaciones petroleras.
Otros factores que han impactado el mercado son, primero, la advertencia de la Reserva Federal sobre una prolongada recuperación de la economía estadounidense por los efectos de la pandemia, al registrar una caída del 6.5 por ciento de su PIB y un 9.3 por ciento de desempleo para 2020; y segundo, por un aumento récord de los inventarios petroleros de Estados Unidos, para situarlo en 538.1 millones de barriles.
Lo anterior redujo el efecto de la extensión de los recortes de producción por un mes más, por parte de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) y aliados; lo cual también se vio opacado por Arabia Saudita, al anunciar que cesaría sus recortes voluntarios adicionales para fines de este mes.
Esta incertidumbre, se reflejó en una caída de los precios de referencia en la última semana de alrededor del 8 por ciento, al situarse el Brent en 38.73 dólares por Barril y el West Texas Intermediate en 36.26 dólares; de igual manera, el precio de la mezcla mexicana, perdió 2.84 dólares, para ubicarse en 31.59 dólares.
La posibilidad de que la recuperación acelerada de los precios del petróleo esté fincada principalmente en los recortes de la producción, y no en el aumento de la demanda mundial, que probablemente no recobre los niveles previos a la pandemia antes de fines de 2021, son elementos indicativos de la frágil y difícil recuperación del crudo.
Un elemento adicional de incertidumbre y factor de tensión, es el delicado equilibrio que guarda el mercado internacional de los hidrocarburos, que se traduce en la disyuntiva que enfrentan la OPEP y sus aliados, que al prolongar los recortes propician la recuperación de los precios, con lo cual también alientan sin desearlo el regreso protagónico en los mercados del petróleo del esquisto de Estados Unidos.
Al respecto, vale la pena recordar que uno de los propósitos de la guerra de precios protagonizada por Arabia Saudita y Rusia el pasado mes de marzo, fue castigar los precios para hacer incosteable el fracking.
El hecho de que los precios estén de nuevo bajo presión, señalan que los fundamentos sobre los que se pretende equilibrar la oferta y la demanda están muy lejos de estabilizarse; y lo que se necesita además de los recortes de la producción, es una recuperación de la demanda, pero ello depende del comportamiento de la pandemia, pero sobre todo de cómo la encaremos.