11/12/201800:00:35

La Política Energética de la 4a Transformación

Manuel Rodríguez González Análisis

Análisis

11/12/201800:00:35

El presidente Andrés Manuel López Obrador, ha puesto el tema energético como tema prioritario de su gobierno, porque de ello depende el funcionamiento de la economía y ha contribuido al desarrollo de México por décadas; pero sobre todo, porque los servicios energéticos accesibles para la población, son un factor inherente al desarrollo y superación de la pobreza.
A tan solo una semana de asumir la presidencia de la República, ha delineado la política energética del sexenio, presentando el Programa Nacional de Electricidad el pasado sábado 8 de diciembre, en Malpaso, Chiapas; y el Programa Nacional de Combustible y Refinación, en el marco de la colocación de la primera piedra de la refinería en el puerto de Dos Bocas, en Paraíso, Tabasco; y el próximo 15 de diciembre, en ciudad del Carmen, Campeche, expondrá la política pública relacionada con la exploración y extracción.
En mis próximas entregas abordare cada una de estas políticas públicas energéticas, por ahora me centraré en el programa para rescatar y fortalecer al sector eléctrico y a la CFE, para lo cual el presidente de México convoca a técnicos, especialistas y trabajadores inactivos y jubilados, para que con su experiencia puedan contribuir a lograr la autosuficiencia en la generación eléctrica.
El plan eléctrico, parte de un diagnóstico certero: el desmantelamiento de Pemex y la CFE, privilegiando al sector privado y sus ganancias sobre la rentabilidad y viabilidad productiva de las empresas productivas del Estado.
Desde que López Mateos nacionalizo la industria eléctrica en 1960, no se permitió la participación del sector privado, sino hasta 1992 cuando se reformo la Ley de la Industria Eléctrica, para que pudieran producir y vender electricidad a la CFE.
Se alentó la participación de la iniciativa privada en una actividad exclusiva del Estado, en forma inequitativa y en detrimento de la CFE, poniéndolo en una situación desventajosa en las subastas diarias de energía eléctrica; y además de poner a disposición su red de transmisión, cuando se satura tiene que parar sus plantas para que los productores privadas continúen suministrando electricidad.
Este subsidio encubierto a las empresas privadas ha elevado las tarifas eléctricas, afectando a la economía familiar y puesto al borde de la quiebra a miles de empresas; ante esta situación, el gobierno federal impedirá el incremento de las tarifas eléctricas por encima de la inflación.
En la presentación del Programa Nacional de Electricidad, Manuel, Bartlett titular de la CFE, expuso que el objetivo central es el rescate y ordenamiento de la empresa, el impulso de su capacidad de generación de manera sustentable y promoviendo las energías renovables, además de superar el deterioro de su infraestructura.
El Estado Mexicano recupera el sentido y la responsabilidad social, para garantizar que todos los hogares mexicanos, empresas e industrias nacionales generadoras de empleos, reciban la electricidad como derecho humano.
Rocío Nahle, titular de la Secretaría de Energía, expresa en forma clara el paradigma del sector eléctrico de la Cuarta Transformación: “la electricidad representa y es sinónimo de desarrollo”.