27/01/202123:52:14

Las campañas en pandemia

Julio Díaz Gómez Columnista

Columnista

27/01/202123:52:14

2021 será el año en que las elecciones se realizarán en plena pandemia del SARS-COV (COVID-19) por lo que en medio de extremas medidas sanitarias los partidos y candidatos tendrán que ponerse creativos, adaptarse a la nueva realidad y usar más que nunca el apoyo tecnológico.
A más de un año que se reportara el primer caso de Covid-19 en México y con más de 150 mil muertes y alrededor de un millón 800 mil contagios, en junio próximo se renovará completamente la Cámara de Diputados; 15 gubernaturas; 30 congresos locales; mil 900 ayuntamientos y juntas municipales.
El pasado 7 de junio estaban contempladas las elecciones en Coahuila e Hidalgo; sin embargo, debido a la actual pandemia fueron suspendidas; la reactivación de los procesos electorales de estas dos entidades se realizaron el pasado 18 de octubre, de manera que la ciudadanía pudo ejercer su derecho al voto para lo cual autoridades electorales establecieron nuevos prólogos y recomendaron ciertas medidas.
Ante esta pandemia y la realización de elecciones en diversas partes del mundo la Organización de los estados Americanos (OEA), a través de su secretario general Luis Almargo, señaló:
“Las secuelas de la pandemia, las altas posibilidades de contagio con la interacción humana, el riesgo de muerte, la aplicación de las medidas restrictivas, ponen serias dificultades en la organización de los procesos comiciales, por lo que deben analizarse alternativas democráticas para que no se vea lesionada la legitimidad de origen de los gobernantes, las transiciones democráticas, la alternancia de sus autoridades y la duración de los períodos de gobierno”.
En México, Lorenzo Córdova, consejo presidente del INE enfatizó en una entrevista que los derechos político-electorales no se pueden sacrificar por la pandemia. Fue muy claro al expresar que “no podemos imponer la realización de elecciones sin algunas medidas de prevención y de garantía del derecho a la salud de las y los ciudadanos, y tampoco podemos sacrificar los derechos político-electorales por el altar de la prevención, aunque hay que procurar sin duda del derecho a la salud”.
Es por ello que el INE junto con los organismos electorales locales de Coahuila e Hidalgo, donde se realizaron elecciones a finales del año pasado, elaboraron protocolos sanitarios para garantizar la salud de la ciudadanía en las elecciones, mismas que se aplicaron en esas entidades y que se retomaran para los comicios federales de este 2021.
Las medidas tienen como punto de partida las recomendaciones de la Organización Mundial de Salud ( OMS) con el objeto de prevenir la propagación de la enfermedad, por un lado, lavarse las manos con agua y jabón, el uso de cubrebocas, así como mantener una distancia mínima de un metro y medio con otras personas y por otro evitar aglomeraciones ya que al estar en contacto estrecho con alguien que tenga COVID—19 hay más probabilidades de contagiarse al no mantener la sana distancia física.
Algo que caracteriza (o había caracterizado) a las campañas es justamente el contacto directo, el desplazamiento, visitas domiciliarias, las aglomeraciones, el abrazo y saludo de mano constante, entrega impresa de propuestas, en ocasiones reuniones en lugares cerrados, etcétera, pero esto ya queda en el pasado.
Al no haber condiciones para realizar campañas los operadores se enfrentan a la obligatoriedad de la digitalización y uso de nuevas tecnologías para conectarse con los votantes; aunque es una tendencia que viene desde hace más de dos décadas el salto al momento actual no es opcional.
No hablamos tan sólo del cuidado de la salud del candidato (a), de su equipo de trabajo u operadores políticos, sino de la población en sí, del electorado, pues ante la pandemia que vivimos todos corremos el mismo peligro, por lo que se apela a la responsabilidad de todos los involucrados.
Si bien es cierto se busca el incremento de la participación ciudadana en los asuntos públicos y con ello el desarrollo y consolidación de la democracia, así como el acceso al derecho libre del voto así como dar validez y respaldo a quienes lleguen a los cargos, ante todo se debe dar prioridad al valor de la vida.
Entre las acciones –a nivel general- que se han aplicado en las pocas elecciones realizadas en México y otros países se encuentras a fin de evitar la propagación del virus y el contagio, las mas básicas: acatar todas las medidas de higiene personal, planear las actividades cumpliendo con la asistencia máxima de 50 personas, implementar medidas de higiene en los espacios de eventos como es la limpieza y desinfección del lugar, servicios sanitarios con todos los elementos materiales a disposición, usar filtros de supervisión, uso de señalética, ventilación de espacios, y sana distancia.
En el caso de las acostumbradas visitas domiciliarias en campaña, evitarlas a su máximo y en caso de hacerlas armar equipos de trabajos de tres personas a lo mucho, aplicando por supuesto los protocolos de protección; así también no hacer entrega de material de propuestas que generalmente son materiales impresos.
Los debates son todo un tema, que si bien es cierto la tradición lleva a querer ver a los candidatos frente a frente y rodeado de un grupo de personas, se ha recomendado hacerlos únicamente de forma virtual, a través de la plataforma o medio técnico que sea más factible para todos los involucrados y cada aspirante rodearse del menor número de personas, tres a lo sumo.
Sin duda el uso de medios tecnológicos para el acercamiento virtual con la ciudadanía será definitivo; las redes sociales será un factor determinante para el vinculo de los candidatos a los diferentes cargos, no sólo hablamos de facebook, instagram, twitter, tiktok, snapchat, etc sino diversas las aplicaciones que seguramente surgirán para llevar un mejor control de sus seguidores.
La tecnología que para muchos venían siendo un factor de apoyo en las campañas ahora serán definitivas incluso con mayor importancia que los medios de comunicación tradicionales, basta saber el gran uso de los smartphone en nuestro país, que es el medio más utilizado y por medio del cual se informan y comunican los mexicanos que de acuerdo al último dato del Instituto nacional de Estadística y Geografía (INEGI) tienen un promedio de edad de 29 años.
Sin duda el uso de celulares es un tema único de análisis en otro articulo debido a la importancia y que para darnos una idea nueve de cada diez usuario de teléfono en México dispone de un teléfono inteligente, y según datos revelado por el INEGI, y que entre los dos años su uso pasó de 69.6 millones de usuarios a 76.2 millones.
Tal como lo han revelado algunos estudios este es un modelo de comunicación que requiere de profesionalización de las campañas electorales ya que los partidos políticos y candidatos necesitan expertos en las nuevas tecnologías de la comunicación.
Nos encontramos ante un escenario nuevo que muchos creían ya controlado, los nuevos esquemas de hacer proselitismo ante el riesgo de salud eminente que representa todo lo que son las campañas, se requiere mucho mayor creatividad y responsabilidad ante una ciudadanía más sensible, informada e incrédula.