09/07/201904:25:29

Municipios, la inseguridad

Salvador Fernández Tiempo de política

Tiempo de política

09/07/201904:25:29

Cuando la Federación ha dicho históricamente que el problema de la inseguridad debe ser combatido coordinadamente entre los tres órdenes de gobierno, es decir, con la participación del estatal y municipal, el discurso nunca ha ido paralelo a una aportación de recursos para que sobre todo los ayuntamientos asuman su cabal responsabilidad de proteger a los habitantes de su comuna.
Este año los ayuntamientos recibieron fuertes recortes en materia de seguridad, como quedó constancia en declaraciones de varios alcaldes, que los dejaba en estado de indefensión frente a la delincuencia común, pues de la organizada ni hablar: ni antes, ni ahora, ni después.
Ayer el Consejo Nacional de Seguridad aprobó aumentar y destinar el 50% del Fondo de Aportaciones para el Fortalecimiento de los Municipios (Fortamun), aproximadamente unos 42 mil millones de pesos, para fortalecer a las policías municipales. Habrá que ver ahora cuáles son los criterios para repartir estos recursos entre los 2mil 500 municipios que hay en el país, es decir, si es por el número de habitantes o por el grado de inseguridad.
Ya sufrimos en Tabasco el criterio poblacional en las partidas federales que significó a partir del gobierno de Andrés Granier una disminución de ocho mil millones de pesos al año.
Por lo pronto el objetivo de incrementar el Fortamun es lograr una mejor preparación de los policías municipales y que trabajen en conjunto con la Guardia Nacional para fortalecer la estrategia de seguridad pública. También se aprobó la entrega formal de academias de seguridad regionales en algunos estados para agilizar una puesta en marcha de la Universidad de Seguridad Pública en el país.
Con la presencia de la Federación a través de la Guardia Nacional con los primeros 500 de mil 400 elementos destinados para Tabasco, las primeras 180 patrullas nuevas, el proceso de consolidación del C-5, ahora con el fortalecimiento de las policías municipales, se cierra el círculo para que los tres órdenes de gobierno trabajen conjuntamente para combatir la inseguridad en el estado.
Y también de esta suerte se entierra el proyecto de crear un mando único nacional con las policías de los tres niveles de gobierno, por la dificultad para su integración en un solo cuerpo, como está demostrado con la resistencia de los elementos de la policía federal, claramente más por intereses creados, es decir, por actitud, más que por aptitud.
En el caso de los policías municipales se invierte la tendencia: la reprobación alcanzaría porcentajes cercanos al 100 por ciento en cuando a exámenes de capacidad profesional y física, más que de confianza.
La única verdad es que la ciudadanía desea que las autoridades den una lucha frontal contra la delincuencia para recuperar la tranquilidad perdida durante tantos años.

TIEMPO FUERA.-
Un ejemplo concreto de que si se puede combatir a los delincuentes es el huachicol, pues ayer al recibir el Premio Estatal de Ingeniería, el director de Pemex, el tabasqueño Octavio Romero Oropeza, precisó que el robo de combustible a nivel nacional se eliminó en un 90 por ciento.

sfernandez@ddt.mx