03/08/202000:43:02

Parte Aguas Energético

Manuel Rodríguez González Análisis

Análisis

03/08/202000:43:02

El Statistical Review of World Energy 2020 publicado por BP, gravita sobre dos ejes del sector energético contemporáneo: primero, hace un corte de caja del sector antes de la irrupción del Covid-19; y segundo, analiza las estadísticas de energía a nivel global, desde la actual perspectiva de los efectos de la pandemia.
El informe nos marca un antes y un después del sector energético mundial, teniendo como parte aguas al Covid-19, exponiendo los retos y las oportunidades.
Bernard Looney, director ejecutivo de BP, advierte sobre el riesgo latente de atrasar el progreso de la sustentabilidad durante el proceso de adaptación y superación de la pandemia; pero también subraya, que el actual contexto es una oportunidad crucial para enfrentar los desafíos del cambio climático, planteando llegar al cero neto de emisiones globales de CO2 en 2050: “Las tecnologías requeridas para alcanzar el cero neto existen hoy en día: el desafío es utilizarlas a ritmo y escala…”
La tendencia energética mundial antes de la crisis, conducía hacia un camino más sostenible del planeta; cuya marcha no debe detenerse a pesar del Covid-19; bajo esta visión revisemos los principales indicadores del Statistical Review of World Energy 2020.
En 2019 se desaceleró el crecimiento en los mercados energéticos, particularmente en Estados Unidos, Rusia e India; China fue la excepción al acelerar su consumo de energía. Por lo tanto, todos los combustibles excepto los nucleares, crecieron a un ritmo más lento que sus promedios de 10 años, y el consumo de carbón disminuyó por cuarta vez en seis años.
Las energías renovables proporcionaron la mayor contribución al crecimiento de la energía primaria con 41 por ciento. De igual manera, las renovables junto con el gas, cuyo crecimiento global de consumo promedio del 2 por ciento en 2019, contribuyeron con más de tres cuartos del aumento de consumo de energía por combustible. La proporción de energía renovables en la generación de electricidad aumento de 9.3 por ciento a 10.4 por ciento, superando por primera vez a la nuclear.
El consumo de petróleo creció 0.9 millones de barriles por día (bpd) y la producción cayó ligeramente en 60,000 bpd; Estados Unidos, registró el mayor aumento de producción por tercer año consecutivo, con 1,7 millones bpd; mientras que la OPEP disminuyó su producción en 2 millones bpd, la mayor disminución desde 2009. En el caso particular de México en 2019 registró una disminución anual de producción por 150 mil bpd.
El comercio de petróleo cayó en 230,000 barriles por día (0.3%), la primera caída desde la crisis financiera en 2009; los precios tomando como referencia al Brent, promediaron 64 dólares por barril, en comparación a los 71 dólares cotizados en 2018.
El rendimiento de la refinería a nivel mundial apenas creció 30,000 bpd; mientras que la capacidad de refinación aumentó 1.5 millones bpd, el mayor incremento desde 2009.