04/12/201705:00:08

Politica y partidos

Heberto Taracena Desde acá

Desde acá

04/12/201705:00:08

El terreno de la política es por sus niveles, entre momentos, inescrutable: en apariencia abierto pero, la verdad, cerrado a ojos de medio mundo.
Es así que al punto en que se da, la política deja de ser tomada en cuenta sobre poco más o menos.
Tiene tantos laberintos que en ella, por costumbre, no se ve ni la entrada, la salida y ni la mayor parte de en medio.
Todos estamos inmersos en la política y por ende la hacemos polvo sin percibirla casi para nada.
Hay quienes viven de la política y otros que viven para la política. El dicho es hecho de quienes menos hablan y media verdad de lenguaraces.
De cuántos individuos consta una parte y de cuántos otra, no se sabe a ciencia cierta.
Tendrá sin embargo, la política, insisto, quienes la quieran y otros que la malquieran.
Algunos la sienten, repito. Otros tratan de entenderla. Son más los primeros. Pocos los segundos. Para el caso es igual. Nunca jamás se da lo que se llama por entero. Tampoco a medias. De ahí uno solo de sus atributos: inescrutable.
Se lleva, forzosa, por así decirlo, no se sabe en qué parte del cuerpo individual y social y para dónde estira y afloja.
Si pudiera recorrerse la ruta de la política, con sus paradas y arrancones, no se haría tan complicada la ruta.
Pero no se puede: no puede tomarse como un viaje con estaciones deliberadas…
Lo insistente es que casi nadie se da cuenta de su existencia pese a llevarla en sí mismo.
Pasa que de pronto se ofrece –la política- como en bandeja de plata. De pronto se niega con idéntica forma la bandeja al revés.
Quien recibe la oferta recibe al mismo tiempo conmociones que trata, supongamos, de acomodar en lo posible o de tomarla como si realmente se lo mereciera. Quien es desairado choca con su propio genio.
-Tú puedes, no falta el líder o la lideresa en busca de personas con cierta presencia social.
La expresión de -tú puedes- es tentadora desde luego, como la misma política.
-¿Será?, apenas si balbucea el oyente.
-Ni lo dudes. Puedes. Camina y las piedras te van a conducir...
-¿A dónde?
--Llegarás a alguna parte.
Y empieza la caminata. Los gastos que no se notan. Aquéllos que piden comida y bebida como por encanto. El caminante tomado de inquietudes propias y extrañas…
-Tú puedes-, sigue el eco retumbando.
Y mientras que se averigua y llega la hora de la verdad, el caminante es quien menos come y bebe, si parece tonificarse de alimento social…Alimento de que, por lo demás, están urgidos los Partidos Políticos.
Ahora bien: el primer ejemplo lo dio el PRD con Miguel Ángel Mancera en el entonces Distrito Federal, escogiendo como candidato y Jefe de Gobierno a quien no es afiliado a ninguna organización de esa índole. Los resultados, por lo que se percibe desde acá, parecen no satisfacer a la ciudadanía de la hoy Ciudad de México. Miguel Ángel Mancera será pero remotamente Candidato a la Presidencia de la República por el Frente Único ya registrado ante el iNE …Se ve más por Ricardo Anaya, no bien pueda darse la sorpresa de otra oferta sin partido repitiendo la liturgia de “háganme suyo... “
El PRI, con los años, a nivel nacional, ha venido curtiéndose de experiencias buenas, malas, regulares, a su interior y ante los demás Partidos. Pudo darse cuenta de que Ernesto Zedillo hizo “sana distancia” desde su llegada a la titularidad del Poder Ejecutivo Federal. Su pleito no fue sólo con Roberto Madrazo a quien al final de la consulta dejara sin ninguna representación en las mesas de votos. No menos amargura tuvo que atragantarse Francisco Labastida. Y la Presidencia fue entregada al PAN. Zedillo quedó bien con el electorado. Dio una lección extraordinaria al Partido que por accidente lo llevara al poder.
Vicente Fox tuvo el mismo cascabeleo en la conducción del PAN. El Hijo Desobediente se le reveló en Felipe Calderón. Este, a la vez, siguió sin ningún liderazgo partidista y en consecuencia la candidatura de Josefina Vázquez Mota ya vimos... A los doce años de purga el PRI reconquistó el poder.
Ahora es cuando el PRI sale con la oferta fallida en el PRD. Es decir, por vía de Enrique Peña Nieto, quien tuvo al Partido como propio, excepción hecha de algunos estados como Tabasco, mueve a los Sectores, casi resucita a don Fidel Velázquez y, por primera vez, no sabemos si la única como el PRD en la ciudad de México, destapa a JOSE ANTONIO MEADE KURIBREÑA. En éste, como en otros tiempos, los hilos son corridos por el Presidente, lo que no ocurrió con Fox y Calderón. Vaya, ni con Zedillo.
Meade pide “háganme suyo” cuando el PRI le pertenece. Hoy por hoy, aspira a ser el primer prissta en la lista de que no forma parte.
El Presidente ha triunfado dentro del PRI. ¿Ratificará el voto electoral su triunfo el uno de julio?
MORENA, sin titubeos, en lo suyo…Por definir candidatos en la no menos inescrutable vida municipal.
Así de sencillo y de complicado. De ese tamaño Política y Partidos…