04/04/201900:00:31

Protocolos

Daniel Castro Jiménez Artículo

Artículo

04/04/201900:00:31

La semana pasada comentamos aquí, los riesgos que representaban para instituciones como la Universidad Juárez Autónoma de Tabasco (UJAT) el no reconocimiento de las denuncias por posible “acoso sexual” que se presentaron públicamente durante la celebración del Gallo Universitario. Referíamos que la apertura que en muchos sectores del país se han presentado en el marco de un nuevo régimen político, hacía necesario que se iniciara el reconocimiento de protocolos de atención no solo en la UJAT, sino en todos los planteles educativos del estado.

En el entendido que el reclamo si bien había iniciado “débil”, si era contundente al ser encabezado por sujetos reales, de carne y hueso, como fue la participación de las organizaciones “ Ni una más” y el “colectivo de mujeres”. En Tabasco, el “acoso sexual” ha sido un tema “tabú” en todos los sectores de la sociedad, es “invisible” institucionalmente, se conoce, pero no se denuncia. Se sabe, pero se protege y se oculta de manera sistemática.
En esa colaboración, también explicamos que la inclinación institucional por “ocultar” el problema, podría generar escándalos de mayor impacto.
Pues bien, el tema del acoso universitario en un sector educativo, pasó en menos de una semana a ser estatal, se expandió nacionalmente y está a punto de ser retomado por organismos internacionales. El pasado martes en el Congreso Local, se dio una prueba de lo que puede pasar si no hay una rápida reacción del Estado.

Lejos de atenderse de manera integral el conflicto, se ampliaron denuncias hacia el Instituto Tecnológico de Villahermosa (ITVH), Institución que también evidenció falta de sensibilidad para reconocer este fenómeno. El tema pues, ya brincó otro escalón luego que la coordinadora estatal de “Ni una más”, Anahí Herrera Sánchez, solicitó la intervención de organismos internacionales por “actos de represión e intimidación en su contra”, después de protestar por estos hechos. La estudiante del ITVH dijo que a raíz de señalar los casos de acosos y de los presuntos actos de corrupción de directivos del centro escolar, se intensificó la represión en su contra.
Realmente las condiciones en Tabasco, con serios problemas de inseguridad y desempleo, no están como para abrir un frente internacional por represión a defensores de los derechos humanos. En Tabasco, este sector no ha sido vulnerado como en otros estados y países, donde la represión a defensores y luchadores sociales, ha metido en serios aprietos al gobierno. Por ello, en claridad de ideas, alguien debe recomendar a los sistemas universitarios involucrados hasta ahora, a reconocer lo que todo mundo sabe, pero ellos no reconocen. La inteligencia marca una ruta: protocolo de atención. Antes que el tema, tome tintes políticos.

KYBALION- Una nueva “bomba de tiempo” está por detonar en Tabasco y no precisamente es política.
A raíz de la espera en la coordinación federal y estatal en materia de Gas Licuado, se suspendió desde agosto del 2018 en la entidad, la verificación integral de estaciones de servicio con venta de Gas LP, muchas sin nombre, ubicadas en municipios de Villahermosa, Comalcalco, Cárdenas, Huimanguillo, Teapa, Macuspana y Emiliano Zapata.

De acuerdo a fuentes de protección civil, no se ha realizado la revisión del reglamento que rige a esta industria, en 32 estaciones de servicio y seis pipas ambulantes que practican el “Pigteleo”, que es la carga de tanques de manera rústica. Actualmente el precio del kilógramo de gas es de entre 12.51 y 13.69 pesos, dependiendo de la región, lo que significa que el cilindro de 30 kilógramos cuesta entre 375.3 y 410.7 pesos. Sin embargo, la normativad no supervisa los estándares de seguridad para evitar accidentes.

La NOM-007-SESH-2010 estableció que es obligatorio que los autotanques y semirremolques que transportan gas LP porten el dispositivo electrónico, que permite vigilar las condiciones técnicas y de seguridad de cada unidad, así como permitir la inmediata identificación del vehículo.
De las estaciones que están operando, ni hablamos, todas operan casi en la clandestinidad. Un llamado a tiempo, antes que nos amanezcamos con una tragedia.