17/08/201800:00:50

Prueba difícil, superar la obra del DIF

Guillermo Hübner Díaz Guayabera Política

Guayabera Política

17/08/201800:00:50

Con su habitual entereza, reconociendo los tropiezos habidos en el camino, así como que no es en los libros o detrás de un lujoso escritorio en donde se conocen realmente los problemas que agobian al pueblo, sino en la práctica, en el casi siempre complicado terreno de los hechos, la señora Martha Lilia López Aguilera de Núñez, sienta un precedente mediante la aplicación eficiente de múltiples programas, como responsable del DIF.Tabasco.
Cada martes a través de la radio, en reuniones especializadas o en sus constantes giras de trabajo por la geografía tabasqueña, la presidente del Consejo Consultivo Ciudadano del DIF-Tabasco, expresa su emoción e importancia por la honda e imborrable experiencia de trabajar por los desposeídos, siempre considerada como un privilegio inmerecido, las metas ahora se han concretizado más, son realistas, menos espectaculares, quizás, pero eso sí, muy acordes con las necesidades de la gente.
Una de las cosas más importantes alcanzadas a lo largo de estos cinco años y medio de trabajo, de esas cuyo éxito no se expresa en grandes números, sino en el empeño y la firmeza concentradas en la ejecución de los programas, ha sido sin lugar a dudas la sintonía lograda entre la aportación técnica y los recursos económicos y la demanda expresa de la gente y su capacidad para movilizarse y hacerse cargo de su deseo de cambiar.
La profesora Martha Lilia López Aguilera ha sostenido a lo largo de la presente administración, su convencimiento de que para poder ayudar a alguien es necesario que ese alguien quiera que se le ayude para su propio beneficio. Cuánta razón le asiste.
Así se ha logrado que los marginados, los que han carecido de casi todo, no sólo se desarrollan materialmente sino que se superan en lo personal, en lo humano, en lo espiritual, anímicamente,
Ha dicho –encomiable, esto- que a la voluntad de todos aquellos olvidados por la sociedad y el progreso, seguirá vinculada la suya hasta el último día de trabajo como Consejera Presidenta del DIF.Tabasco, un compromiso que asumió, bueno es recordarlo, en enero de 2013 y ha ratificado en todo momento a lo largo de estos años.
Lo afirmado al principio de esta entrega, no constituye un recurso retórico ni ha sido tomado de alguna de esas fraseologías rimbombantes que suelen utilizar los políticos en sus intervenciones públicas. La práctica, efectivamente, la dedicación y el tesón, le han enseñado a la señora Martha Lilia y a muchísimos tabasqueños integrantes de su equipo de trabajo, mucho más que los libros; han experimentado, se han equivocado alguna vez pero han enderezado la ruta más de una vez hasta integrar un verdadero equipo de trabajo capaz de apoyar a las comunidades en el despegue consciente de su propio esfuerzo de desarrollo.

La señora se ha mostrado muchas veces agradecida por la imborrable experiencia de presidir el DIF y desde tan alta y delicada posición servir a los marginados del estado.

Una gran verdad surge cuando vemos que desde que inició sus trabajos tendientes a reforzar y complementar las acciones que el gobierno del Estado despliega en materia de desarrollo social, se vio que sólo ella como una mujer llena de amor y humanismo, podría reforzar eficientemente las ideas y las acciones de un gobierno como el que jefatura su esposo Arturo Núñez Jiménez.
Esto, porque la labor de la educadora se ha desarrollado en beneficio de la familia y de la pequeña comunidad marginada llevándole asistencia social cuyo objetivo fundamental es propiciar las condiciones para que se origine unos procesos de organización comunitaria participativa.
Los programas del DIF-Tabasco son muchos y se ha trabajado en todas las áreas intensamente. No obstante, es necesario mencionar lo que a asistencia social y vivienda refiere, sin soslayar lo que corresponde al apoyo al gasto familiar, impulso a la economía con acciones como las de aportación de capital para el funcionamiento de diversos talleres en el medio rural.
Cree el reportero que lo que el DIF hace en Tabasco con mucha pasión y eficiencia durante el actual período de gobierno, va a ser muy difícil destruirlo por mucho que haya cambios administrativos “u” lo que sea. Desde luego no se cuenta con una bola de cristal para saber lo que va a pasar, pero lo realizado, si está enraizado, como se cree, no se podrá parar… ¡Mucho menos destruir! Digo.