12/04/201800:00:48

Rotación fatal

Daniel Castro Jiménez Artículo

Artículo

12/04/201800:00:48

La Secretaría de Educación en Tabasco tiene una nómina de 44 mil trabajadores registrados en su último corte del 2017; en tanto la de Salud registra un aproximado de 18 mil, entre federales y estatales.
Las cifras son para ubicar en su exacta dimensión “la crisis” que según algunas apreciaciones de carácter “político” se ha generado en estas dos dependencias, en su mayoría con sesgos electorales que están muy lejos de ser aplicadas.
El siguiente comentario lleva el reconocimiento desde luego a la “lucha” que generaron en ese sentido los trabajadores del sector educativo, que en términos redondos -se presume- alcanzan los 300 profesores de Telesecundaria y en el caso de los “operativos” en Salud se considera podrían llegar a 280.
Una primera lectura sin defensa a ultranza es que la inmensa mayoría de trabajadores al servicio del Estado y la Federación, más de 33 mil en educación y superior a los 17 mil en el sector Salud están cobrando puntualmente sus salarios y además –por eso no se suspendieron clases en planteles educativos ni cerraron hospitales- se encuentran laborando.
El grado de responsabilidad en el tema pues es el que nos lleva a descifrar cuál fue en 2018 el error que ocasionó que una parte de los trabajadores de estas dos dependencias se quedaran sin respaldo financiero, aplicando el trabajo reporteril.
El primer caso nos lleva a un nombre: Carmen Estrada Velueta.
La titular de la Dirección de Programación y Presupuesto de la Setab se había mantenido en el cargo desde hace 26 años: cuatro sexenios y cachito.
Desfilaron ante ella 13 secretarios y ninguno, hasta el año pasado, se había “atrevido” a reemplazarla debido a ser la funcionaria “más” experimentada en las rotaciones de maestros requeridas en los más de cinco mil planteles educativos de Tabasco.
Era la encargada por supuesto de requerir respaldo financiero de nuevas plazas a la Federación.
Los maestros en “protesta” presentaron su examen de selección en 2017, mucho después de su relevo en el cargo.
Los que saben de este tipo de rotaciones afirman que por ello no se presentaron este tipo de inconsistencias presupuestales a principios del año pasado.
La llegada de Ángel Solís Carballo a la titularidad movió el mecanismo de relevo, lo que provocó que en este 2018 este sector de “nuevo ingreso” en la nómina presupuestal se quedara sin respaldo.
Si en Setab esta rotación fue fatal, en Salud se reflejó “casi” el mismo problema.
Al relevo de Rafael Arroyo Yabur en enero del año pasado, con la llegada del médico cirujano Rommel Franz Cerna Leeder a ocupar la cartera en la Secretaría de Salud, se replicó el “enroque”.
En la Dirección General de Nóminas y Pagos se mantenía Marcela Briseyda Castillo Bertruy.
En agosto del 2017 fue sustituida por José Toshiro Peña Noverola, y ahí es donde “la puerca torció el rabo”, cerca de cinco millones de pesos mensuales fue el daño.
En este contexto pues las lecturas “políticas” o más aún “sesgadas” en el terreno electoral se mantienen alejada de la realidad.
Si las manifestaciones tienen un costo político, el daño sería colateral, no dirigido.

KYBALIÓN.-
Dicen que las comparaciones son odiosas, pero en los rumbos de la Setab se extrañan todavía el ¿por qué? el subsecretario de Educación, Emilio de Ygartua y Monteverde, actual titular del Cobatab, no asumió la titularidad del sector educativo.
A la salida de Jaime Mier y Terán, actual candidato a la Alcaldía de Centro, el ex rector de la UVM no ha realizado ningún cambio de primer nivel en esa dependencia, lo que le ha permitido mantener continuidad en el sector.
La capacidad de diálogo es también un punto de referencia.
El mismo camino está siguiendo el recién desempacado titular del Conalep, Sebastián Ruiz de la Cruz, para no meterse en problemas.
Como que de los errores “ajenos” se aprende mejor.