04/06/201902:26:13

Seis meses: cambios e incertidumbre

Alberto Aziz Nassif Alberto Aziz

Alberto Aziz

04/06/201902:26:13

Una de las señales más fuertes de que el país está cambiando es la extraordinaria vigilancia que ejerce la ciudadanía sobre el gobierno. Hay una dinámica doble: por una parte, un presidente que todos los días dedica entre una y dos horas a informar, defender y polemizar sobre las acciones de su gestión; por la otra, una sociedad mediática y de redes que socializa y todos los días analiza, critica, apoya, se inconforma, se burla, se escandaliza o se decepciona de lo que anuncia AMLO en ese fenómeno de las mañaneras. Quizá por eso, a pesar de que llevamos seis meses del sexenio, parece que han transcurrido dos años. La temporalidad ha sido un ingrediente central de la narrativa de este gobierno, todos los días escuchamos que el pasado ha quedado atrás, sin embargo, el futuro es completamente incierto. Revisemos cinco factores.
1.- Lo evidente. Hay un cambio de estilo y una Presidencia que ejerce el poder de forma centralizada y, al mismo tiempo, vemos una voluntad de explicar sus decisiones mediante un ejercicio diario de rendición de cuentas, que algunos lo consideran un recurso fuertemente propagandístico. AMLO ha cancelado la parafernalia del poder con la salida de Los Pinos, hace viajes en aviones comerciales y desapareció al Estado Mayor Presidencial; quiere dejar atrás los privilegios y los lujos de la clase política.
2.- Lo positivo. En la voluntad de cambio se han establecido prioridades hacia una agenda social redistributiva que intenta modificar las inercias para enfrentar el conflicto distributivo. En estos seis meses hay una mezcla de resultados como la lucha contra el robo del combustible, el huachicol; y terminar con las condonaciones fiscales a las grandes empresas (televisoras, armadoras, bancos). En la parte legislativa se han logrado consensos en materia de seguridad con la Guardia Nacional y con una importante reforma laboral. Se empieza a ver una Fiscalía General de la República que se mueve. A pesar de las polémicas que emprende AMLO con los medios, parece que hay completa libertad de expresión y publicación.
3.- Lo polémico. Hay un debate importante en torno a los grandes proyectos de obra pública que se quieren hacer. Las propuestas levantan un enorme ruido mediático en torno al Tren Maya, la refinería en Dos Bocas, el aeropuerto de Santa Lucía y el rescate de Pemex. Cada uno presenta objeciones, unos por razones ambientales, otros porque no se ve su viabilidad. Hay un juicio público de que el presidente está aferrado en sacarlos adelante y no escucha otras opiniones. En este ámbito se ubican también las críticas a la Guardia Nacional y la desconfianza de que esa estrategia vaya a bajar los niveles de violencia, que parecen imparables.
4.- Lo negativo. Sin duda el desabasto de medicinas y los recortes en el sector salud han sido lo más grave, porque se trata de vidas humanas en una condición de alta fragilidad. La política de austeridad ha llegado a límites graves que ya afectan amplios sectores del gobierno, con el fin de rescatar a Pemex. También hay un incremento de la violencia en una curva ascendente que no se sabe cuándo empezará a declinar. No ayuda el tono de confrontación de AMLO en donde utiliza una retórica que generaliza y simplifica, como su discurso en contra de las organizaciones civiles, los órganos autónomos y algunos medios de comunicación.
5.- Lo incierto. Tal vez lo económico sea la parte con menor certidumbre. De forma consistente se ha bajado la expectativa de crecimiento, aunque AMLO diga lo contrario. La iniciativa privada sigue a la expectativa y la inversión no crece. Opiniones calificadas señalan que no hay cambios importantes en el modelo y que la macroeconomía sigue los mismos parámetros que había con los gobiernos llamados neoliberales. La relación con Trump y el conflicto de la inmigración centroamericana son parte importante de la incertidumbre; ahora la amenaza de imponer aranceles de a las mercancías mexicanas ya genera una crisis importante.
Cuando apenas ha pasado el 8.3% del sexenio, no se sabe si ya estemos ante cambios importantes, lo que sí vemos es una vigilancia rigurosa sobre las decisiones gubernamentales. Cambios e incertidumbre…

Twitter: @AzizNassif