14/01/202000:00:22

El Sinuoso Camino Hacia las Energías Renovables

Manuel Rodríguez González Análisis

Análisis

14/01/202000:00:22

Actualmente, el consumo mundial de petróleo por año es de 36 mil millones de barriles, es decir, 100 millones de barriles por día; para tener una referencia de la magnitud de estas cifras, tomemos en consideración que México produce por día en promedio sobre 1 millón 900 mil barriles. Esta demanda de crudo continúa registrando una tendencia alcista para los próximos años.
Por ejemplo, con base en el escenario Envolving Transition que plantea la edición 2019 de Energy Outlook de BP, si bien señala que las energías renovables penetran el sistema energético global con mayor velocidad que cualquier otro combustible en la historia; y pronóstica que el 85 por ciento del crecimiento de la demanda mundial de energía se cubrirá con energía renovable y gas, las cuales se convertirán en la mayor fuente de generación eléctrica a nivel mundial en 2040; también, advierte que es necesario continuar invirtiendo de manera sostenida en reservas de petróleo para estar en condiciones de satisfacer su demanda en las próximas décadas.
Por lo tanto, aunque a futuro el camino correcto son las energías renovables, los actuales avances de las energías limpias, desde la solar fotovoltaica y térmica, hidroeléctrica, la energía eólica, la biomasa, hasta la mareomotriz; están aún muy lejos de garantizar en un mediano plazo la oferta energética mundial.
Además, su desarrollo requiere de no renovables; por ejemplo, el gas como combustible de transición; minerales como el cobre, níquel, cobalto, hierro, entre otros, usados para fabricar turbinas eólicas y paneles solares.
En la actualidad los trabajos de investigación y desarrollo están centrados en resolver la intermitencia de las energías renovables, a tráves de fuentes de almacenamiento y sistemas de respaldos; para evitar los apagones masivos que han experimentado países como Inglaterra y Alemania, que han hecho esfuerzos considerables para impulsar las energías renovables.
Esto pone de manifiesto los grandes desafios que aún deben de resolverse para lograr que la matriz energética transite hacia las renovables; no será una tarea fácil, porque además de los obstáculos tecnológicos, habrá que vencer los grandes intereses económicos y políticos en torno al desarrollo de las fuentes energéticas que sustituirán a los hidrocarburos en un largo plazo.
Partiendo de una frase muy sabia, que dice: “un viaje de mil millas empieza con el primer paso”, en la Cámara de Diputados estamos impulsando las energías limpias y renovables, para coadyuvar en alcanzar el objetivo establecido en la Ley de Transición Energética de lograr que el 35 por ciento de la energía utilizada sea limpia para el 2024.
Con el inicio del año, han arrancado los trabajos para elaborar un proyecto de energía limpia, para convertir al recinto Legislativo de San Lázaro, en el primer espacio parlamentario autosuficiente en materia energética, con la instalación de paneles solares, en sus nueve edificios, áreas verdes y estacionamientos.